Inicio ESTILO DE VIDA ¿El agua mineral es mala para los riñones?

¿El agua mineral es mala para los riñones?

254
0
Compartir

Según explica la Asociación Española de Urología (AEU), no hay ninguna evidencia científica de que la mineralización del agua mineral natural conlleve un riesgo en la recurrencia de cálculos renales o que implique el deterioro de la función renal.

Al contrario, el agua mineral natural contribuye a alcanzar los niveles de hidratación recomendados para una buena salud, cantidad que las autoridades sanitarias cifran en una ingesta igual o superior a 2 litros de líquidos al día.

De hecho, según las directrices de las asociaciones europeas y americanas de Urología, el aumento de la ingesta de agua también está recomendado en el caso de la litiasis recurrente.

El dolor se suele dar en la zona alta de la espalda y no más cerca de la cadera como suele creerse, irradia hacia la vejiga, puede ocasionar nauseas y vómitos, aumentar la frecuencia miccional y dar lugar a una orina más oscura.

Las piedras renales pueden estar compuestas por oxalato y fosfato cálcico, presentes en un 85 por ciento de los casos, ácido úrico, estruvita, cistina o xantina.

Sus causas son también múltiples, a los factores genéticos se unen los ambientales, dietéticos, alteraciones metabólicas y renales. Un bajo consumo de agua, la vida sedentaria o alteraciones metabólicas que afectan al calcio, el fosfato o el citrato sientan las bases para el desarrollo de las piedras renales.

Consumir mucho líquido ayuda a los riñones a eliminar sodio, urea y toxinas, lo que implica un “menor riesgo significativo” de desarrollar piedras y otras enfermedades renales crónicas.

Sin embargo, los estudios existentes no defienden una “carga agresiva de líquidos” dado que podría causar efectos secundarios, sino que aportan evidencia de que una ingesta de agua moderadamente mayor, de unos dos litros diarios, podría reducir el riesgo de disminución de la función renal.

Comments

comments