Dolor en la espalda baja motivo de consulta

Dolor en la espalda baja motivo de consulta

164
0
Compartir

Más del 60 por ciento de los pacientes que acuden a consulta en el primer nivel de atención del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Jalisco presenta lumbalgia, es decir dolor en la espalda baja, por diversas causas, aseveró el médico traumatólogo adscrito al Hospital de Especialidades de la dependencia, Hector Leonel Paredes Morfín.

“Esto no necesariamente quiere decir que la persona tenga una patología más grave, como hernia discal, desplazamiento de vértebras, así como alguna malformación congénita o adquirida con el tiempo en la columna vertebral. La lumbalgia aparece por ejemplo durante el embarazo, debido a cambios del eje sagital”. Así, detalló, las molestias son esperadas en la mayoría de las féminas.

No obstante, el experto consideró importante no minimizar el dolor de espalda, ya que se presentará en algún momento de la vida de aproximadamente el 94 por ciento de la población. Los pacientes podrían clasificarse dentro de dos grupos: uno en el que los malestares se asocien a problemas neurológicos y otro en el que no sea así. Una lumbalgia podría revelar una falla orgánica grave.

El traumatólogo explicó que una extensión de esta patología, conocida por los expertos como síndrome doloroso lumbar, es el tan frecuente “dolor de ciática”, que consiste en la irritación de una de las raíces que confluyen en el “nervio más grueso del cuerpo humano”.

Si alguna de las raíces componentes del nervio ciático sufre una alteración, si se comprime, irrita todo el trayecto de dicha parte anatómica, la cual va desde la región lumbar, “lo que la gente comúnmente llama cintura”, sigue por la cadera, los glúteos, por la parte posterior de mismo y termina en el dedo gordo del pie. El dolor de la “ciática” se caracteriza por ser muy fuerte, agudo.

Cuando un paciente ya tiene dolor frecuente ya sea en la región lumbar o en el nervio ciático, el médico tratante puede sospechar la presencia de una hernia discal, una compresión nerviosa e incluso una simple contractura muscular generada por la actividad física abrupta, como correr sin calentamiento previo. “Algunas personas ya no se pueden incorporar después de agacharse debido las lumbalgias”, finalizó Paredes Morfín.

Comments

comments

No hay comentarios