Diez consejos sobre cómo combinar camisas y corbatas

Diez consejos sobre cómo combinar camisas y corbatas

116
0
Compartir

Una de las ventajas que tenemos los hombres frente a las mujeres es que cambiando de camisa y corbata podemos aparentar vestir un conjunto diferente aun cuando hayamos escogido el mismo traje algún día anterior. Esa insistencia tan nuestra de elegir trajes solo azul marino o gris obliga a agudizar el ingenio en la elección de la camisa y la corbata para no repetirnos continuamente. Y en esa elección se aplican unas pautas básicas:

1. ESCOGE PRIMERO EL TRAJE, LUEGO LA CAMISA, después la corbata y finalmente el pañuelo de bolsillo. El traje marcará el color y diseño de la camisa, esta la de la corbata, y todos en su conjunto el del pañuelo de bolsillo.

2. ES IMPORTANTE DAR CON UN ADECUADO CONTRASTE DE TONOS. Para ello prescindamos de repetir los colores de la camisa en la corbata o, de hacerlo, intentemos que el color predominante en la camisa no sea el protagonista de la corbata. Es decir, si la camisa tiene de franjas púrpuras, escojamos una corbata con algún motivo en este tono pero asegurándonos siempre de que el color principal de la corbata sea diferente, y además más oscuro.

3. EVITEMOS COMBINAR UNA CAMISA A RAYAS con una corbata también a rayas. Solo es recomendable si las líneas de ambas prendas son de un tamaño y diseño diferente daremos con un interesante efecto óptico.

4. ELIGIENDO UN DISEÑO para la camisa y otro diferente para la corbata conseguiremos una combinación atractiva. Asegurarse de que el diseño de cada prenda es de una escala similar ayuda a no equivocarse en la elección. Por ejemplo, si queremos combinar una camisa de fuertes rayas hagámoslo con una corbata de marcados lunares.

5. CUIDADO CON ELEGIR una prenda con un diseño con demasiada personalidad, ya que el resultado podría ser demasiado recargado. Para evitarlo si, por ejemplo, diéramos entrada a una camisa con anchas y marcadas rayas, resultaría más seguro escoger una corbata lisa. Una corbata con grandes y coloridos diseños tipo paisley, siempre cobrará más sentido con una camisa lisa y sin diseño alguno.

6. SI NO SE QUIEREN CORRER RIESGOS NADA MEJOR QUE decantarse por camisa y corbata lisa. Aunque es algo aburrido puede ser una alternativa difícil de batir.

7. LOS TONOS DE LAS PRENDAS DEBEN IR de dentro a fuera de más claro a más oscuro. Por ejemplo, la combinación de una camisa azul pálida, una corbata verde botella y un traje azul marino da como resultado un conjunto más armónico que el formado por una camisa azul oscura combinado con una corbata amarilla pálida y un traje gris marengo.

8. HAY CIERTAS MÁXIMAS QUE SE DEBEN RESPETAR. Y una de ellas es la que indica que las camisas de grandes cuadros deben vestirse en el campo y no en la ciudad.

9. A PESAR DE SU VIAJE DEL CAMPO hacia la ciudad, seguro que encontramos mejores ocasiones para vestir una corbata de lana que hacerlo justo cuando estemos por el centro de la ciudad.

10. NO SE DEBERÍA ESCOGER una corbata y una camisa donde el espacio entre los picos de la camisa no fuera cubierto en su totalidad por el nudo de la corbata. Si bien todas estas claves ayudan a la hora de escoger la camisa y corbata, no son pocas las ocasiones donde el gusto de quien las elige y ese primer flechazo al ver la corbata deseada superpuesta sobre la camisa, anulan alguna de las pautas aquí nombradas.

Comments

comments

No hay comentarios