Descubre los beneficios de la soja

Descubre los beneficios de la soja

153
0
Compartir
17 Oct 2000 --- A mature open soybean pod resting on a bed of mature harvested soybeans. --- Image by © Corbis

Es uno de los alimentos con mejor fama de los que podemos encontrar en el supermercado y eso que, además, no es uno de los clásicos de la dieta mediterránea. Pero la soja en los últimos años ha conseguido colarse en nuestras cocinas con la etiqueta de producto saludable y cargado de beneficios para nuestro organismo.

Pero, ¿sabemos realmente qué es la soja y cuáles son esos supuestos beneficios o en qué puede ayudarnos? En el artículo de hoy de Bekia pretendemos resolver estas y otras dudas sobre uno de los alimentos que parece no poder faltar en tu despena. Y de paso también veremos cómo puedes introducirla en tu alimentación como forma de vida saludable.

Qué es la soja
La soja es una legumbre, aunque lo que se suele cultivar para su consumo es su semilla. Se trata de un alimento de lo más completo ya que además de numerosas vitaminas presenta un elevado volumen de proteína, por lo que en ocasiones puede verse como un sustituto de la carne o el pescado. Esto la convierte en un alimento especialmente importante para vegetarianos, veganos o personas que tengan que reducir la presencia de carne en su dieta.

Precisamente por el uso que de ella hacen las personas que renuncian a la carne y el pescado se empezó a ver como un alimento propio de un estilo de vida saludable. Eso fue lo que hizo que se encumbrara como un producto lleno de beneficios, aunque no siempre nos fijáramos en los otros usos que podían dársele. La soja se encuentra en multitud de productos procesados que podemos consumir sin fijarnos en su etiqueta.

Pero eso ocurrió en los países occidentales porque los asiáticos vienen consumiendo soja de forma regular desde tiempos inmemoriales. Probablemente uno de los primeros productos con soja que encontraste en el supermercado fueron los característicos brotes blancos, envasados en conservas y que resultan de lo más cómodos y prácticos para utilizar en ensaladas y platos frescos.

Por qué es tan beneficiosa

Pero antes de entrar en detalle sobre los beneficios de la soja vamos a fijarnos en qué contiene para poder saber en qué casos es mejor introducirla en nuestra alimentación. Para empezar tiene aminoácidos esenciales, como el resto de legumbres, pero en una cantidad mucho más elevada. Lo mismo ocurre con la proteína, ya que una ración de soja tiene tanta como dos raciones de carne.
Además en la soja hay fibra, potasio, magnesio, vitamina B, fósforo y calcio, todo ello necesario para tener una buena salud. Pero también tiene estrógenos vegetales, algo que no debe darse a los niños pequeños, por lo que no se recomienda consuman soja ni productos derivados de ella como puede ser la leche o el tofu.

La soja también contiene isofavlonas en cantidades muy altas, lo que no es del todo beneficioso pero tampoco se ha determinado qué consecuencias negativas puede tener sobre la salud. De ahí que las recomendaciones de nutricionistas y especialistas sea no abusar de la soja ni de los productos derivados o que la incluyen. No se recomienda consumir a diario, sino que forme parte de una dieta variada y saludable.

Este alimento tiene un alto contenido en grasa por lo que se usa también para elaborar aceites y otra clase de derivados que se pueden consumir de forma individual o introducir dentro de productos que no forman parte de un estilo de vida saludable como la bollería industrial. Es por ello que, como comentábamos anteriormente, no se ha de abusar de este tipo de productos en la alimentación porque puede tener consecuencias negativas para la salud.

Enfermedades para las que se recomienda
Hace ya varios años fue cuando se produjo el boom de la soja, que pasó a convertirse en poco más que un productos milagroso y que era capaz de cuidar todo tipo de dolencias y enfermedades. Es algo que hay que tratar con cuidado porque no se puede pensar que el hecho de consumir soja va a curar un cáncer o va a evitar que lo padezcas. Sí es cierto que hubo estudios que decían que los orientales que consumían soja en grandes cantidades sufrían menos cáncer de próstata o de mama pero cuando se trasladaron a la población occidental no se obtuvo la misma conclusión.

Entre otras cosas se ha asegurado que la soja es beneficiosa para la tiroides, la próstata o para cuidar el corazón, así como para reducir los niveles de colesterol, diabetes, el desgaste de los huesos o hacer frente al malestar derivado de la menopausia y la menstruación. Lo más probable no es que la soja sea curativa sino que al usarla como sustituta de otros alimentos que no son beneficiosos para tales dolencias (grasas, carnes rojas, hidratos de carbono …) puede apreciarse una mejora, pero porque la ingesta de soja se incluye dentro de una dieta y un estilo de vida saludable.

Cómo consumirla
Como comentábamos anteriormente la soja es una legumbre pero no solemos cocinarla como hacemos en España con las lentejas o los garbanzos. Estos alimentos suelen formar parte de platos de cuchara, con presencia de alimentos ricos en grasa y que por eso mismo puedan no parecernos tan saludables.

La soja se puede utilizar también en guisos, en el caso de la soja verde o la blanca, o en ensaladas como comentamos anteriormente, pero su uso más extendido es para preparar tofu o tempeh (pastel de soja fermentado). Para ello se utiliza soja en grano, la que se emplea también para elaborar bebidas. Por otro lado está la texturizada, que puede utilizarse también para rellenos y sustitutos de carne como hamburguesas o albóndigas.

Al igual que ocurre con todos los alimentos no procesados la soja cuenta con una gran cantidad de nutrientes beneficiosos y que hacen que sea recomendable introducir en nuestra alimentación, pero sin abusar de ella porque entonces dejaría de ser saludable.

Comments

comments

No hay comentarios