Inicio COLUMNA INVITADAS “Desazolve” #Convulsiones

“Desazolve” #Convulsiones

0
Compartir

Por: Salvador Cosío Gaona

•Convulsión católica

El nuevo llamado revolucionario de Francisco en su lucha por limpiar y renovar la Iglesia Católica, no gustó a muchos jerarcas que desean fracase el Pontífice en su tenaz cruzada, y seguramente disgustó a los rancios prelados ‘radicales’ como Juan Sandoval Iñiguez, Norberto Rivera Carrera, José Luis Aguilar Botello y Onésimo Cepeda Silva, pero hizo brincar de júbilo a muchos sacerdotes y laicos muy apegados a la religiosidad pero con la coincidencia plena en las banderas que enarbola Francisco.

Seguramente la más reciente embestida de Francisco ha causado un gran y buen impacto en muchos católicos de pensamiento liberal y en otros muchos que sin ser muy pragmáticos y quizá hasta en una gran cantidad de quienes siendo incluso demasiado ortodoxos, perciben el peligro de la cada vez más desacreditada institución clerical católica, desfasada de la realidad global.

Una institución eclesial que no ha podido quitarse el estigma del estiércol y el cochambre adosado por tanta porquería hedionda producida por crímenes graves como el esclavismo, la trata de personas, la pedofilia y la pederastia, así como el enriquecimiento ilegítimo e inmoral de muchos párrocos y jerarcas que abusan contumazmente del poder que tienen, para manipular la fe y voluntad de los integrantes de comunidades y que se han empoderado excesivamente lucrando con la obtención de posiciones gubernamentales y con su relación con grupos criminales organizados, que les granjean favores a cambio de complicidad y ‘dispensa de penas eclesiales’ además de coadyuvancia para involucrar a la gente más humilde en labores delictivas a cambio de un somero mitigamiento a su pobreza extrema.

En un tratado de 260 páginas llamado “Amoris Laetitia” (La Alegría del Amor), de forma por demás inesperada Francisco presentó recientemente sus argumentos por una Iglesia más misericordiosa y afectiva, sensible a la realidad que priva en el mundo, a la que no se puede seguir siendo omiso en apreciar y por ello reaccionar actuando acorde a lo que debe hacerse para enfrentar los retos modernos. Y para arropar sus planteamientos, el Sumo Pontífice de la Iglesia Católica, Apostólica y Romana citó al egregio líder reivindicador de los derechos humanos Martin Luther King, al laureado escritor argentino Jorge Luis Borges e incluso mencionó a la película “El festín de Babette”, basada en la novela del mismo nombre de la danesa Isak Dinesen, más conocida por su obra autobiográfica llamada ‘Memorias de África’ y volvió a dar la muestra de su espíritu revolucionario, pues sin mediar algún tipo de evento, ceremonia o momento especial, lanzó un renovado exhortó tanto a los fieles como muy especialmente a los Obispos, Arzobispos y demás jerarcas territoriales y cabezas de órdenes y hermandades religiosas, a fin de olvidar arcaicos atavismos e impulsar la evolución de la Iglesia Católica Universal, para estar al nivel necesario para enfrentar los retos de las circunstancias modernas que implican aceptar la diversidad y la heterogeneidad de quienes son y deben formar parte del amplio espectro participativo de la Iglesia de Pedro, entre ellos a los que han roto su vínculo matrimonial primigenio y a quienes son diferentes a la generalidad de los seres humanos y poseen diversa naturaleza sexual.

Con su ímpetu renovador, además del ya reconocido esfuerzo que ha venido exteriorizando en pos de limpiar el cochambre histórico de la Iglesia Católica y volver a generar credibilidad y con ello recuperar la fortaleza de la institución que mundialmente lidera, El Papa pide exista una Iglesia abierta a divorciados y homosexuales, pidió por una Iglesia que sea menos rígida y más compasiva hacia los católicos “imperfectos”, como aquellos que se divorciaron y se volvieron a casar, diciendo que “nadie puede ser condenado para siempre”, pero aunque Francisco dijo que los homosexuales deben ser respetados, reiteró la posición de la Iglesia en cuanto a no reconocer ninguna base para que las uniones del mismo sexo se equiparen al matrimonio heterosexual.

Además de la aceptación universal de todo tipo de personas por su simple calidad de seres humanos y sin importar su preferencia sexual, género o costumbres adquiridas, mucho menos las diferencias de origen racial, Francisco se refiere a la reintegración total en la Iglesia de los católicos que se divorcian y vuelven a casarse en ceremonias civiles, pues acorde a las enseñanzas actuales de la Iglesia Católica, las personas divorciadas no pueden recibir comunión a menos que se abstengan de tener relaciones sexuales con sus nuevas parejas, porque su primer matrimonio sigue siendo válido a los ojos de la Iglesia católica y se considera que viven en adulterio y la única forma en la que esos católicos pueden volver a casarse es si obtienen un “decreto de nulidad” que establece que su primer enlace nunca existió por falta de ciertos prerrequisitos, como madurez psicológica o libre voluntad y al respecto enfatiza: “¡Nadie puede ser condenado para siempre porque esa no es la lógica del Evangelio!, Aquí no sólo hablo de los divorciados y de los que se vuelven a casar, sino de todos, en cualquier situación en la que se encuentren”.

Francisco dijo que no podía “entregar un conjunto nuevo de reglas generales aplicables a todos los casos”, pero hizo un enfático llamado al “discernimiento responsable, personal y pastoral de los casos particulares” y dijo contundentemente que “La Iglesia está obligada a acercarse con amor a todos aquellos que participan en la vida de ésta así sea en una forma imperfecta”, y con dicha expresión Francisco incluyó en esa categoría a aquellos católicos que conviven sin estar casados, a los que se casaron sólo en una ceremonia civil o aquellos que se divorcian y se vuelven a casar, obviamente también a quienes por razones naturales o adaptadas por costumbres adquiridas tienen diversas preferencias en cuanto a gozar de su sexualidad.

•Convulsión brasileña

Dada la importancia política y económica de Brasil, su estabilidad interna tendrá impacto mundial, el que deberá ser cuidadosamente analizado, especialmente en cuanto a lo que corresponda a sus aliados importantes que son Rusia, India, China y Sudáfrica, pero además lo inherente a países que sin estar tan ligados, sí tienen relación importante por motivo de situaciones geopolíticas o de alguna índole comercial como Cuba, Estados Unidos de América, Italia, España, Alemania, Portugal, Venezuela, Colombia, Uruguay, Paraguay, Nicaragua, Panama, Costa Rica, República Dominicana y por supuesto, México.

Aunque aún no está escrito el final del último capítulo y como dijera el inigualable genio beisbolero Yogui Berra: ‘ esto no se acaba, hasta que se acaba’, sin poder contener la desbandada de Diputados personeros de los partidos otrora aliados al grupo político que desde el Partido de los Trabajadores (PT) era el conjunto de formaciones políticas más sólido al seno del Congreso Federal de Brasil y del espectro político nacional en ese gran país , huele a inevitable se consume la destitución de la aún Presidenta Dilma Rousseff y terminar así el ciclo de casi diez años de gobierno a cargo ‘El Clan LULA’, considerando los años que gobernó Luis Inacio Lula da Silva (LULA) y el tiempo a cargo de su discípula y sucesora, quien pasó de ser considerada la refinada y mejor secuela del gurú del PT a ‘enterradora’ de ese instituto político brasileño que fue idealizado como engendrador de una nueva clase política dirigencial dotada de alta sensibilidad social y gran capacidad ejecutiva, que fue capaz de transformar a Brasil y convertirlo en uno de los conformantes del selecto grupo de los 10 países con la mejor condición macroeconómica del orbe.

Cuando el 31 de diciembre del año 2010 concluyó el gobierno que estuvo a cargo de Luis Inacio Lula da Silva (Lula), hubo un amplio reconocimiento a la buena labor realizada por el entonces mandatario brasileño, pero durante el primer periodo de gobierno de Dilma Rousseff, se sintieron los problemas por un manejo distinto al que tenía acostumbrados a los brasileños su famoso antecesor, al grado que hubo las ya conocidas manifestaciones populares previo a la realización de los juegos panamericanos en 2014 y ello puso en gran riesgo la reelección de Rousseff y aunque logró salvar los obstáculos para ello, el segundo periodo de Dilma ha sido pleno de altibajos y desencuentros sociopolíticos, con escándalos entintados de corrupción y eso alcanzó ya su clímax, al grado tal que la Fiscalía Nacional, que en Brasil tiene presunta independencia y autonomía, ha incoado un proceso penal en contra de LULA y se ha obligado al expresidente a declarar forzadamente en medio de aparatosos operativos policiales y se le sigue causa penal a otros ex funcionarios de su administración y algunos empresarios, pero además se le obstaculizó asumir un importante cargo en el gabinete de Rousseff desde el cual estaba destinado a obtener protección y ayudar a la actual mandataria a sortear la grave crisis política que está en su momento más álgido.

Sus antes aliados están dejando sola a Dilma ante el infortunio, anotándose el abandono del Partido Progresista (PP), como también la abandonaron el Partido Republicano Brasileño (PRB), y el Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), cuyo líder es el Vicepresidente Michel Temer, ha afirmado abiertamente que asumirá la Presidencia, lo que se ha considerado traición ocasionada por incumplimiento de compromisos políticos.

El Gobierno solo tiene seguros los votos de los grupos de izquierda: el oficialista Partido de los Trabajadores (PT), el Partido Comunista do Brasil (PC do B) y el Partido Socialismo y Libertad (PSOL) que juntos suman 95 votos, aunque puede seguir firme el apoyo del Partido Democrático de los Trabajadores (PDT), tradicionalmente de izquierda, cuyo líder legislativo Weverton Rocha, tiene 20 votos y encabeza los ministerios de Comunicaciones y de Trabajo en el actual gobierno.

Con 115 votos seguros, de los 171 que necesita para mantenerse en el poder, Rousseff sigue apostando por conseguir el apoyo de los disidentes de los partidos tránsfugas, en tanto Lula y su equipo de negociadores hacen todo lo posible por garantizar la permanencia de otros dos partidos indecisos: el Partido de la República (PR) con sus 20 votos, y el Partido Social Democrático (PSD) que tiene 36 votos, pero esos grupos se encuentran en pleno proceso de debate y aparentemente se inclinan hacia la destitución, por lo que Dilma Rousseff tiene muy pocas probabilidades de evitar la destitución y ello hace recordar que hace aproximadamente 24 años fue destituido el entonces Presidente brasileño Fernando Collor de Mello, utilizando el instrumento más radical que existe en la Constitución brasileña, pero hay diferencia sustancial entre el escenario hoy y las condiciones sociopolíticas imperantes cuando fue removido Collor de Melo, ya que Dilma tiene al menos un 45 por ciento de apoyo político y comunitario, que aunque resulta insuficiente para mantenerse en el máximo cargo del país, Collor unificó a Brasil en su contra, en tanto que la división que ahora existe, hace advertir que habrá intensa lucha política y de cara a la próxima elección el PT con Lula como abanderado, aún tenga capacidad de maniobra para remontar la adversidad y quizá poder ganar la presidencia, toda vez que no hay un partido o bloque sólido de ellos con la fuerza clara como para percibirse ganador a priori, y la popularidad de Lula aún es cercana al por ciento sin que exista otro líder o un aspirante presidencial con ese enorme arrastre popular.

Es que si bien es cierto que gran parte de la población brasileña expresa rechazo a la Presidenta que está en la ruta hacia la pérdida de su mandato, hay también muchos habitantes y sobre todo líderes sociales de varias regiones que aprecian y respetan a Dilma y advierten que el proceso de remoción está amañado y forma parte de la campaña política electoral para debilitar a Lula y consideran que ello podría generar un sentimiento socio popular de boomerang favorable al indiscutible líder del PT, el carismático LULA.

Los enemigos de Dilma y por ende de LULA y del PT, encabezados por el Presidente del Congreso Eduardo Cunha y el Diputado Miguel Reale, han armado su procedimiento de remoción, acusando a la aún Presidenta de utilizar ilegalmente créditos blandos de bancos públicos para amortizar el déficit presupuestario que asumen ha causado un gran daño a Brasil y calificando esta práctica como “un crimen de responsabilidad suficiente como para destituirla”, en tanto el Abogado General del Estado José Eduardo Cardozo minimiza el fútil al motivo básico utilizado para encauzar a la Mandataria y desnuda que la verdadera razón por la que Cunha está impulsando el proceso es por venganza personal, además que los operadores legislativos del linchamiento político son los que están siendo investigados por corrupción en ‘El caso PETROBRAS’, debiendo advertirse que Rousseff no está implicada en ningún caso de corrupción y nadie la ha acusado hasta ahora de haberse llevado un solo centavo a su casa.

El Gobierno Petista jugó el jueves su última carta en el Tribunal Supremo Federal al pedir la nulidad del proceso, alegando falta de garantías para la defensa. Pero los Magistrados rechazaron el recurso y el proceso sigue de forma inalterable, de ahí que tras la inminente aprobación del ‘impeachemnt’ por los Diputados difícilmente lo paralizará el Senado, donde la mayoría de legisladores es hostil a Rousseff y ya el Vicepresidente Michel Temer, antiguo aliado de Rousseff y ahora convertido en su peor enemigo unido a Cunha, aguarda paciente y feliz el momento histórico de asumir la Presidencia de Brasil tras la destitución de Dilma, pero habrá que advertir que LULA, el colmilludo ‘lobo de mar’ que es líder y patriarca del PT brasileño, desplegará una vigorosa campaña en contra de sus opositores movilizando cientos de miles de seguidores, señalando la escasa justificación de la destitución y acusando a sus enemigos políticos de haber antepuesto su apetito electoral al interés general del país y propiciar el caos que estará afectando al pueblo.

•Convulsión paradisiaca

En razón de #PanamaPapers, los nombres de los abogados Jürgen Mossack y Ramón Mendoza son ahora de los más publicitados en México y muchos otros países importantes del mundo, toda vez que su corporación de servicios legales con base en Panamá llamada ‘Mossack y Fonseca’ articuló la conformación de muchas empresas establecidas en diversos lugares del mundo, cuyo objeto primordial es ocultar y proteger grandes capitales y además en esas compañías se insertaba dinero en cantidades muy abundantes canalizadas por los socios de las sociedades mercantiles creadas ex profeso que eran sus muy importantes clientes, provenientes de muchos países.

Como se sabe, un grupo internacional de periodistas denominado ‘Consorcio de Periodistas en investigación”, propició a través del diario alemán Sueddeutsche Zeitung
la muy amplia difusión de los datos contenidos en más de once millones de documentos, sobre esta estrategia legal de protección de bienes para sacarlos de la vista de autoridades en sus respectivos países. Y actualmente estos famosos abogados panameños están sujetos al escrutinio de autoridades de Panamá y en la mira de muchos otros gobiernos, el despacho legal tiene una estructura operativa compuesta por más de 500 empleados o representantes en más de 40 oficinas localizadas en distintos países, han sido factor para la creación de más de 200 mil empresas en más de 150 países del orbe y en el año 2013 registró facturaciones que suman más de 42 millones de dólares en 2013, y ahora se sabe que sus clientes son personajes que son destacados por su actividad como Jefes de Gobierno, deportistas, artistas, empresarios relevantes y hasta actores famosos.

Se ha difundido ampliamente la resaltable personalidad de algunos clientes del despacho panameño a quienes estos profesionistas del derecho ayudaron a operar sus movimientos financieros en paraísos fiscales, entre los que resaltan El Primer Ministro de Gran Bretaña David Cameron, el Presidente de Rusia Vladimir Putin, Xi Jinping Presidente de China, el Primer Ministro de Islandia Sigmundur David Gunnlaugsson, el Presidente Argentina Mauricio Macri, así como el futbolista italiano Leo Messi, el cineasta español Pedro Almodóvar y empresarios mexicanos como Ricardo Salinas Pliego, Presidente de Grupo Azteca; Luis de Anguita, uno de los Vicepresidentes de Grupo Televisa; Armando Hinojosa del famoso GRUPO HIGA vinculado con la entrega de mansiones al Presidente Peña Nieto y al Secretario de Hacienda y Crédito Público Luis Videgaray Caso, entre otros cientos de personas, pero es de resaltar que en tanto en México no se ha generado reacción gubernamental alguna sobre los alcances y consecuencias de los asuntos que han quedado publicitados y en los que sobre algunos cliente se presume posible vinculación con asuntos fiscales o tildables de ilegitimidad, hay cosas delicadas como el señalamiento que algunos medios de comunicación hacen, sobre la relación de operaciones del despacho panameño con carteles del crimen organizado y como ejemplo está esta nota publicada en el portal digital proceso.mx

“Entre los clientes del bufete ‘Mossack Fonseca’ figura la “élite” del narcotráfico en el occidente de México, a través de Gerardo González Valencia. Señalado por los gobiernos estadunidense y mexicano como parte de los negocios ilícitos de su clan, ese inversionista es pariente y socio de tres importantes cárteles: Los Valencia, Los Cuinis y el CJNG, que se formaron en Michoacán y Jalisco pero despliegan millonarias actividades internacionales. El despacho panameño Mossack Fonseca no es ajeno a los cárteles del narcotráfico mexicanos. Su relación más reciente es con integrantes del grupo conocido como Los Cuinis, socio del Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG). En 2012, Wendy Delaithy Amaral Arévalo y su esposo, Gerardo González Valencia, compraron dos empresas offshore a la firma panameña a través de un despacho en Uruguay, según los archivos que forman parte de los #PanamaPapers, la investigación periodística global que se hizo a partir de la filtración de 11 y medio millones de documentos de Mossack Fonseca. Amaral Arévalo y González Valencia, que en los documentos se presentan como matrimonio, abrieron las empresas Montella Global y Deltodo Enterprises, en Montevideo, Uruguay. Según los registros, el objeto de la primera es la posesión de bienes inmuebles en Uruguay; el de la segunda, la posesión de marcas de propiedad industrial en el exterior. De acuerdo con los documentos, que cubren desde el inicio del despacho en 1977 hasta diciembre de 2015, ambas empresas seguirían activas.”

A Ramón Fonseca Mora se le conoce a través de su participación en la política panameña y en el mundo de la literatura. Nacido en 1952, Ramón Fonseca es oriundo de Panamá y estudió Derecho en la Universidad de Panamá y Ciencias Politicas en la ‘London School of Economics and Political Science’, se sabe que trabajo algunos años para la Organización de Las Naciones Unidas (ONU) y posteriormente abrió su despacho de servicios juridicos profesionales que al tiempo uniría al de Mossack.

Fonseca ha sido hasta hace unas semanas el presidente del Partido Panameñista, la organización política de corte nacionalista al que pertenece el actual presidente del país, Juan Carlos Varela. Renunció el pasado 11 de marzo para poder defender a su despacho en Brasil de posibles implicaciones en el escándalo de corrupción en torno a la empresa estatal ‘Petrobras’ y en su profusa veta literaria, es autor de algunas obras literarias publicadas por Editorial Alfaguara y otras de buena presencia, se ha ganado varios premios nacionales por su trabajo editorial, su último libro se titula: ‘Mister Políticus’, publicado por Editorial Exedra en 2012 y en él aborda temas sobre corrupción e inmunidad de los políticos; en el año 2007 se convirtió en Presidente de la ‘Fundación Ojitos de Ángel’, que es el título de una de sus novelas, y ha sido Socio Fundador y Director de Mi Banco, que se publicita como un banco destinado a respaldar personas con medios económicos limitados.

Jürgen Mossack nació en 1948 cerca de la ciudad de Nüremberg en Alemania y su padre fué miembro de las llamadas ‘Waffen-SS’ que era el cuerpo de elite de ejercito nazi durante la Segunda Guerra Mundial y hay algunos datos que señalan que al concluir la gesta armada se ofreció al gobierno de Los Estados Unidos de América para servirles como espía y posteriormente al llegar a Panama con su familia se habría ofrecido para hacerle trabajos a la Agencia Central de Inteligencia (CIA) del gobierno estadunidense. El joven Jürgen Mossack se trasladó a Panamá con su familia a principios de los años 60, y tras culminar sus estudios de Derecho en 1973, trabajó algún tiempo como abogado en Londres y al volver a Panamá, abrió su firma de servicios jurídicos que al paso del tiempo se fusionaría con el despacho de Ramón Fonseca.

En 1986, la época en que el dictador panameño Manuel Antonio Noriega estaba siendo motivo de señalamiento por los medios más influyentes a nivel internacional por acusaciones de lavado de dinero y narcotráfico, cuando Jürgen Mossack y Ramon Fonseca decidieron fusionar sus oficinas y al año siguiente abrieron su primera oficina fuera de Panamá, localizada en las Islas Vírgenes Británicas, el paraíso fiscal que permitía mantener ocultos los nombres de propietarios de empresas establecidas fuera de sus respectivos territorios y donde los documentos ahora publicitados señalan que se establecieron la mayoría de las compañías «offshore» tramitadas por el ahora ya muy famoso despacho legal panameño.

Así pues, además de las implicaciones legales inherentes al ocultamiento de fortunas a través de empresas constituidas en paraísos fiscales propiedad de empresarios y políticos de diversos países, varios de México, de lo que podría derivarse posible comisión de ilícitos fiscales y lavado de dinero, ahora surge más cochambre al desvelarse intervención de personajes ligados al narcotráfico, y ni eso ha logrado inquietar al gobierno federal mexicano, aplicándose cínicamente esa fórmula de ‘calladitos se ven más bonitos’.

@salvadorcosio1
[email protected]

Comments

comments