Inicio COLUMNA INVITADAS DESAZOLVE #CAPOSyCIRCO

DESAZOLVE #CAPOSyCIRCO

288
0
Compartir

Por: Salvador Cosío Gaona

•VIOLENCIA ENQUISTADA EN MEXICO.

Dicen que el tiempo se encarga de poner a la gente en su lugar y es así como al paso de años, meses y semanas se percibe más claramente el desgaste de quienes día a día pierden credibilidad y respeto al desnudarse la inmunda pobredumbre de funcionarios y líderes de pacotilla que están siendo desprovistos de armadura y caérseles el oropel que los hacía ver probos y carentes de complicidad con criminales.

La violencia se enquistó en varias regiones de México y en los últimos meses se ha documentado el asesinato de centenares de personas, siendo relevante que hace algunos días en Manzanillo, Colima fue encontrado en la cajuela de su vehículo el cadáver de Humberto Ortiz, quien desde su fundación en 2011 y hasta el pasado mes de octubre de 2015 fuere Presidente en Jalisco del Partido Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA), siendo claro que, desde hace ya muchos meses estaba dedicado a tareas en el ámbito privado ligadas a su profesión, Ortiz no era señalado por contar con enemigos tan fieros como para haberlo ultimado tan arteramente por algún tipo de venganza o ajuste de cuentas.

Han cundido reportes de asesinatos violentos, secuestros, extorsiones y asaltos arteros en muchas ciudades y poblados de los estados de Guerrero, Colima, Sinaloa, Baja California, Puebla, Tlaxcala, Nuevo León, Veracruz, Michoacán, Chihuahua, Tamaulipas, San Luis Potosí, Morelos, Zacatecas, Oaxaca, Durango, Guanajuato, Chiapas, Veracruz, Tabasco , así como en La Ciudad de México y el Estado de México.

Según informe del ‘Centro de Estudios sobre Impunidad y Justicia’ (CESIJ) de la ‘Universidad de las Américas’ con sede en Puebla, México tiene el segundo índice de impunidad más alto del mundo, ya que solo el 7% de los crímenes perpetrados en territorio mexicano son denunciados a las autoridades, siendo menos del 1% de los indiciados quienes son sujetos a proceso penal y de ese porcentaje menos de la mitad es sentenciado en congruencia con los actos criminales realizados, siendo común denominador que invariablemente los gobernadores y sus colaboradores responsables de Seguridad y Procuración de Justicia reaccionan condenando los hechos violentos y anuncian compromiso inalienable de hacer todo lo necesario a su alcance para que se atrape a los autores intelectuales y prácticos de los ilícitos a fin de someterles a la averiguación penal correspondiente de la que se ofrece el firme propósito ineludible de que una vez culminada atingentemente, se habrá de asegurar que el peso de la ley recaiga en los culpables para quienes prometen lograr la sentencia que los condene a la pena más severa a efecto de asegurar que paulatinamente, se amaine la ola criminal y muy pronto se alcance la paz, la seguridad y la justicia a la que tienen derecho los habitantes de sus estados, municipios y regiones. No puede desvincularse del fracaso por la imparable violencia y creciente inseguridad a los máximos responsables de generar tranquilidad a los mexicanos y a quienes nos visitan, como son el Presidente de México Enrique Peña Nieto, además del Secretario de Gobernación Miguel Ángel Osorio Chong, de quien depende el titular de la Comisión Nacional de Seguridad (CNS) Renato Sales Heredia, el Comisario de la Policía Federal Enrique Francisco Galindo Ceballos y el Director General del Centro de Investigaciones para la Seguridad Nacional (CISEN) Eugenio Ímaz Gispert, quienes tienen el rechazo de la población al fallar en su labor correspondiente, ya que mantienen en zozobra al país y a quienes lo habitamos.

•CHAPITOS, MENCHOS Y CIRCO

Tanto varios cientos de elementos castrenses pertenecientes a El Ejército Mexicano y a La Armada de Mexico como muchas decenas de agentes de la Policia Federal están buscando al grupo de al menos 6 personas del sexo masculino que fueron víctimas de secuestro, ‘levantados’ violentamente en el Restaurant ‘La Leche’ en Puerto Vallarta, Jalisco el pasado lunes 15 de agosto de 2016, en razón que entre ellos se presume está secuestrado un hijo del encarcelado Capo Joaquín Guzmán Loera, mejor conocido como ‘El Chapo Guzmán’, de nombre Jesús Alfredo Guzmán Salazar, de 29 años de edad y de quien se afirma sin consolidar la información, que es quien acatando las directrices de su progenitor se mantiene al frente de las operaciones delictivas del Cártel que se supone desde su confinamiento privado de libertad aun maneja Guzmán Loera.

Hay la especie informativa que señala a otro hijo de ‘El Chapo Guzmán’, que podría ser quien es reconocido como Iván Archivaldo, conocido como ‘El Chapito’, como parte del grupo de hombres levantados en ‘La Leche’, al decirse que este joven también estaba en la reunión que en dicho conocido restaurante vallartense se efectuaba y que habría sido secuestrado junto con su hermano Jesús Alfredo y otros al menos 5 acompañantes quienes festejaban alegremente en el establecimiento, que es importante destacar, según las imágenes hasta ahora difundidas, fue reservado para darles servicio exclusivo a los victimados y sus damas acompañantes en la cena, de donde fueron forzados a salir para ser llevados con rumbo desconocido y de quienes no es posible aun determinarse si continúan con vida o quizá hayan sido ya ejecutados por los sicarios del CJNG.

Desde los primeros informes del caso se ha externado la firme presunción que los individuos privados forzadamente de la libertad son presuntos delincuentes vinculados al Cártel de Sinaloa, que habrían sido víctimas del grupo delincuencial antagónico autodenominado Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), encabezado por Nemesio Oseguera Cervantes alias ‘El Mencho’, mas hay ya varias distintas hipótesis que van desde el que no hayan sido integrantes del CJNG, porque pudieron ser quizá hampones al servicio de otros ‘cárteles sinaloenses’ los que perpetraron el incidente o incluso que el supuesto ‘levantón’ fuere en realidad un acto teatral.

La posibilidad en cuanto a que dicho evento no fue perpetrado por el CJNG se basa en que no existió el tradicional modo de operación violenta en el que se tiene inscrito como pertinaz uso a las huestes de Nemesio Oceguera Cervantes el aparente cabecilla del citado cártel, ya que se dice, estos operan buscando dejar huella fuerte y para ello usan la máxima violencia que está en el salvajismo bárbaro, y en el caso en análisis, más aún tratándose de una intervención afectando a los tan cercanos familiares del encarcelado Capo Joaquín Archivaldo Guzmán Loera alias ‘El Chapo’, la cabeza del Cártel de Sinaloa, hubiesen utilizado la máxima espectacularidad en el ataque, causando de forma inmediata la muerte de los sujetos afectados, incluyendo profuso derramamiento de sangre y desmesurado acribillamiento contra sus víctimas sin descartar efectos dantescos cual son los provocables tanto por el uso de armas de alto poder destructivo como de herramientas rudimentarias para flagelar afanosamente los cuerpos de sus victimados. Al no ser así y por el contrario haber sido perpetrado el atentado en medio de sumo cuidado e incluso comedimiento, se genera el contraste entre la forma cuidadosa de haberlo perpetrado y lo que hubiere sido más acercado a una intención de ‘probar al mundo’ y a los otros grupos del crimen organizado, que quien reina en ese bajo mundo del hampa son ‘El Mencho’ y su CJNG.

Esta hipótesis está ligada a la que dice que quienes perpetraron el ataque al Cártel de Sinaloa y secuestraron a varias personas ligadas a éste entre ellos a Jesús Alfredo Guzmán Salazar el hijo de El Chapo y quizá a su hermano mayor de nombre Joaquín Archivaldo de los mismos apellidos, fueron elementos bajo las órdenes de otro cártel sinaloense con quienes los del Chapo mantenían supuesta buena relación y comunicación fluida e incluso alianza, más ocurrió algún tipo de ruptura o traición, incluyendo la conveniencia de perpetrar el ataque a fin de contar con herramientas para presionar a Guzmán Loera a efectos de evitar cualquier tentación en cuanto a delatar a esos otros cárteles, entre los cuales podría citarse al que integran los hermanos Beltrán Leyva y al que encabeza Ismael ‘El Mayo’ Zambada.

Otra hipótesis plantea que el presunto secuestro de un hijo o quizá dos descendientes directos de El Chapo Guzmán, fuese en realidad un acto teatral a efecto de aparentar la conveniente desaparición de esas personas, sea para efectos de consolidar esa presunción y evitar les mantengan en calidad de criminales perseguidos o simplemente por establecer un pretexto a efecto de iniciar una guerra contra otros cárteles del narcotráfico y propiciar su inhabilitación para generar el campo libre que anhelan para trabajar las plazas más deseadas.

No puede dejarse de analizar que hay informes oficiales otorgados por el Fiscal General de Jalisco, Jesús Eduardo Almaguer Ramírez, en cuanto a que existe registro de dos aeronaves que partieron desde el aeropuerto de Puerto Vallarta hacia León, Guanajuato y San Luis Potosí la capital del estado del mismo nombre, poco después de las horas en que se tiene señalado como cuando se perpetró el ataque de hampones al grupo que departía en ‘La Leche’ y en estos transportes aéreos de carácter privado podrían haber abandonado la tierra jalisciense las mujeres que acompañaban en la cena a los secuestrados, conducidas por elementos de seguridad a las órdenes del cartel de Sinaloa que encabeza desde la cárcel el capo Guzmán Loera, pero ante esto es interesante destacar una incógnita suscitada tras los acontecimientos tan difundidos, en el sentido que al momento de perpetrarse el ‘levantón’, los presuntos conformantes del Cártel de Sinaloa reunidos en ‘La Leche’ no tenían protección de sus acostumbrados cuerpos de seguridad que usualmente extreman la precaución de sus patrones, estableciendo anillos de protección y meticuloso operativo cercanisimo a sus protegidos, lo que es sumamente extraño, más aún tratándose supuestamente de los hijos de ‘El Chapo’, siendo quizá incluso los más importantes operadores de este hampón encarcelado, quienes deben ser ordinariamente los sujetos más acuciosamente resguardados.

Llama la atención que se esté volviendo a sacar a la palestra la participación en actividades ligadas al Narcotráfico a personajes vinculados con el ExGobernador de Jalisco Emilio González Márquez, de quien fuere máximo Responsable de Seguridad Luis Carlos Nájera Gutiérrez de Velasco, a quien sin haber ponderado el daño a causar y pensando era benéfico para consolidar una política Pública integral de Seguridad y Justicia, el actual Mandatario Jalisciense Aristóteles Sandoval Díaz tuvo que soportar casi tres años como Fiscal General del Estado, hasta que pudo deshacerse de él tras los polémicos resultados, mejorando las condiciones al designar en su lugar a Almaguer. Como se ha venido señalando, uno de los levantados fue identificado como alguien que fue guardia armado a cargo de la protección de González Márquez.

Aunque tardíamente, se generó la intervención federal y la Procuraduría General de la República (PGR) ha atraído el caso a través de la Subprocuraduría especializada en investigacion de la delincuencia organizada (SEIDO) y aunque ya está legalmente a cargo de la PGR y la SEIDO, aun participa coadyuvando la Fiscalía General del Estado de Jalisco (FGEJ) que encabeza Eduardo Almaguer Ramirez.

No obstante que el Gobernador jalisciense Aristoteles Sandoval Díaz ha procurado generar acciones de información y operativos de vigilancia para prohijar la percepción de seguridad a la población de la costa norte de Jalisco y el Fiscal General Almaguer Ramírez ha buscado propiciar se evite incertidumbre y temor social, resulta imposible dejar de advertir el miedo a que por las circunstancias en las que se supone ocurrió el levantón y acorde a la importancia de los personajes involucrados, se detone una cruenta lucha entre el Cártel de Sinaloa y el CJNG.

Es de temerse que, si se consolida la hipótesis oficial primaria que indica que el fondo de todo este asunto es el enfrentamiento entre las huestes de El Chapo y las de El Mencho, se ha lanzado ya la amenaza de los capos sinaloenses en cuanto a que de no existir un desagravio y la liberación de los secuestrados habrá una fiera y violenta reacción con el consecuente ‘baño de sangre’ en el que además de buscar venganza, los capos de Sinaloa producirán daño a la sociedad por las acciones en su contra y la afrenta de haber secuestrado a los familiares cercanos de ‘El Chapo Guzmán’, pues hay molestia, se dice, por existir la percepción en cuanto a que el gobierno federal le ha permitido demasiadas canongías y facilidades al CJNG y a su cabecilla Oceguera Cervantes, en fuerte contradicción en relación al discurso oficial que presume existe una lucha sin cuartel contra todos los grupos del crimen organizado.

Las próximas horas serán clave para establecer el derrotero que siga el asunto, mas la población lo que exige, no es que se extreme el esfuerzo por localizar a los secuestrados, sino que se realicen operativos tendientes a priorizar la seguridad de la población.

El caso es que aún sin poderse afirmar que pudieren tener alguna relación con los sucesos violentos en ‘La Leche’ de Puerto Vallarta, ha circulado en redes sociales información sobre el presunto hallazgo reciente de varios cadáveres, a saber: 1.- En la calle Astorga, del Fraccionamiento La Prada en Tlajomulco de Zúñiga se descubrió el resto mortal de una persona del sexo femenino que presentaba varios fuertes golpes y estaba envuelta en cobijas, 2.- En la confluencia del Camino a Colimilla y la vía denominada Prolongación Independencia de la Colonia El Mirador en el municipio de Tonalá se localizaron sin vida 3 personas de sexo masculino, 3.- En el rancho denominado ‘La Teja’ del poblado ‘El Tecolote’ en el municipio de Tlajomulco de Zúñiga se encontraron dos personas de sexo masculino ejecutados por disparos de arma de fuego, 4.- En San Miguel Cuyutlán, municipio de Tlajomulco de Zúñiga, sobre la brecha conocida como “La Cajilota”, fue localizado el cuerpo de un hombre joven sin vida envuelto en bolsas de plástico. El caso es que hay un creciente escepticismo social en relación a la honestidad de los gobernantes en razón de la penetración del hampa en las instituciones, pero además también por motivo de la simple incapacidad para brindar seguridad a la población.

El decaimiento en la economía y la rampante inseguridad son, junto a la corrupción y la impunidad, el mayor flagelo de México, específicamente, el más grande conjunto de cosas negativas que impiden estabilidad sociopolítica y crecimiento socioeconómico de México, mas no se advierte señal de que hay acciones gubernamentales en puerta tendientes a buscar orden y progreso.

@salvadorcosio1
[email protected]

Comments

comments