¿Deben los padres y los hijos hablar de sexo?

¿Deben los padres y los hijos hablar de sexo?

433
0
Compartir

Para muchos padres puede resultar muy incómodo hablar sobre sexo, pero cuando los niños desde pequeños ven este recelo en los padres a medida que ellos van creciendo, también sentirán cierta incomodidad al hablar de temas sexuales con sus progenitores. Esto no tiene que ser así, es más, hablar de sexo es imprescindible para que los niños crezcan con conocimientos adecuados y así se eviten problemas en el futuro.

Los padres no deben esquivar estos temas porque no se sientan cómodos, los niños deben aprender sobre sexo y son los padres los máximos responsables para enseñarles lo más importante y que puedan tener un buen desarrollo psico-sexual.

Los niños preguntan sobre sexo
Los niños en su afán de querer saber más es posible que empiece a hacer preguntas sobre sexo y deberán tener respuestas verdaderas. Unas respuestas con las palabras adecuadas para su entendimiento. Por ejemplo, cuando un niño de tres años pregunta qué es lo que tiene papá o qué es lo que tiene mamá, no hay que utilizar palabras mal sonantes ni tampoco palabras inventadas como “pajarito” o “huchita”, que además de ser incorrectas pueden causar confusión. Es necesario que si los niños de tres años preguntan sobre los genitales sepan cómo se llaman de forma real: “pene” y “vagina”.

Nunca es demasiado pronto para empezar a hablar de sexo, sólo hay que encontrar la manera adecuada y correcta de hacerlo. Pero lo más importante es que los niños sientan que son cosas naturales y que es algo cómodo hablar sobre ello con sus padres (que son las personas de referencia y más importantes para él o ella).

Los niños de forma natural son curiosos acerca de sus cuerpos y el de otras personas. Cuando le contestas a sus preguntas podrás ayudarles a entender mejor su cuerpo, sus sentimientos y los sentimientos de otras personas. Es necesaria una comunicación abierta desde que son pequeños, pero sobre todo una comunicación honesta para que en el futuro sea más fácil hablar sobre sexo con ellos, sobre todo cuando empiecen a crecer y pasen por la pubertad.

Hablar con los niños sobre sexo no hará que ellos salgan afuera a practicarlo. La evidencia muestra como los padres que hablan con sus hijos de forma honesta y natural sobre sexo comienzan a tener relaciones sexuales en una etapa posterior y tiene mejores hábitos sexuales en sus relaciones y además, toman precauciones para evitar embarazos o enfermedades de transmisión sexual.

¿Cuánta información sobre sexo es la adecuada?
Esto dependerá de tu hijo, si parece feliz y satisfecho con la respuesta o si por el contrario sigue preguntando porque quiere o necesita saber más información. Si tu hijo o hija pregunta más, sólo tendrás que contestarle más.

No tienes por qué entrar en detalles ni tampoco debes utilizar expresiones que pudieses utilizar con otras personas adultas. Las respuestas más simples son suficientes. Por ejemplo si tu hijo tiene tres años y dice que por qué tu pene es más grande que el suyo puedes decirle que es porque tú eres más grande. O si te pregunta que por qué él tiene pene y su hermana vagina, le puedes decir que es porque los niños tienen pene y las niñas vagina. Esto podría ser suficiente para satisfacer su curiosidad.

Es importante que satisfagas su curiosidad, por ejemplo si te pregunta cómo se hacen los bebés, no lo hagas complicado y di la verdad: “los bebés crecen el vientre de la mujer y cuando están listos salen al exterior”. Si quiere saber más deberás ir añadiendo información dependiendo de las cosas que te pregunte. Si quiere saber cómo hay un bebé en el vientre de la mujer, puedes preguntar que un hombre pone una semilla ahí dentro y si pregunta cómo sale puedes responder que a través de la vagina de la mujer que es un camino especial para que los bebés salgan y lleguen al mundo.

¿Qué es lo que necesitan saber sobre sexo?
Lo primero que tus hijos necesitan saber sobre sexo es que tú estás dispuesto/a a darle la información que necesitan saber para tener un buen desarrollo psico-sexual. También hay que tener en cuenta que ellos necesitan saber que está bien hablar sobre sexo y sobre las relaciones, y que tú siempre estarás a su lado para explicarle lo que necesite.

Ellos aprenderán a través de tu tono de voz y dependiendo de cómo estás cuando hables de sexo, por lo que es necesario que lo hables con naturalidad, porque es lo que es: algo natural.

Tus hijos necesitan saber lo siguiente en relación al sexo (deberás dividir la información acorde a su edad y las necesidades que presente):

– Los cambios que tendrán en la pubertad los chicos y chicas y por qué.

– Cómo se crean los bebés.

– Cómo ocurre un embarazo y cómo se puede evitar en las relaciones sexuales.

– Qué son las Enfermedades de Transmisión Sexual y cómo debe evitarlas.

– Qué son los métodos anticonceptivos y para qué se utiliza.

– Qué es el sexo seguro.

– Saber sobre sexualidad: heterosexualidad, homosexualidad y bisexualidad. Si siente que puede ser gay no es algo malo, él o ella es libre de decidir su orientación sexual.

Es importante que tu hijo sepa sobre la pubertad antes de que llegue para que no tenga miedo o esté impactado ante los cambios. Las niñas necesitan saber qué es la regla antes de que les llega y los niños necesitan saber qué cambios sufrirán en su cuerpo antes de los doce años.

Tanto los niños y las niñas a medida que crecen y llegan a la adolescencia, deben aprender las mismas cosas sobre la pubertad y saber que los chicos tienen erecciones y que existen la masturbación.

Si tu hijo está llegando a la adolescencia y no te pregunta sobre sexo y crees que puede empezar a tener relaciones sexuales, entonces será necesario que tantees el tema utilizando situaciones cotidianas para dar lugar a la conversación. Por ejemplo, si hay un programa de televisión o un anuncio y salen compresas y tampones, puedes empezar la conversación hablando de la regla, para qué sirve, etc. Tu hijo necesita tu cercanía emocional para sentirse seguro y poder hablar de estos temas contigo abiertamente y con naturalidad.

Comments

comments

No hay comentarios