Daños mínimos han dejado las heladas en el campo de Jalisco

Daños mínimos han dejado las heladas en el campo de Jalisco

508
0
Compartir

Al momento se cuantifican daños mínimos y de carácter parcial en varios cultivos del sector agropecuario jalisciense, por los efectos de las bajas temperaturas que se han registrado.

Tales afectaciones suponen 121 hectáreas de aguacate (0.6 por ciento de la superficie total), 1,076 hectáreas de caña (1.2 por ciento), 80 hectáreas de agave (0.1 por ciento) y 150 hectáreas de berries (3 por ciento), entre otros impactos que se tienen bajo evaluación.

Así lo informaron en rueda de prensa, el coordinador General de Proyectos Estratégicos de la Secretaría de Desarrollo Rural de Jalisco (SEDER), Ricardo Ron Siordia; y el subdelegado estatal de Planeación de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA), Heriberto Santana Rubio.

Ambos funcionarios resaltaron que la evaluación de las repercusiones del fenómeno meteorológico en varios cultivos, sobre todo en los perennes (como agave y frutales), requieren de un lapso de aproximadamente diez días para determinar con mayor precisión si hay daños que pudieran afectar la producción.

Ron Siordia destacó que los daños se tienen focalizados en las regiones más susceptibles para el impacto de las heladas, “en el aguacate tenemos al más afectado a Tapalpa, Concepción de Buenos Aires y Ciudad Guzmán. En el agave tenemos a Arandas, Unión de San Antonio y Valle de Guadalupe”, por citar unos ejemplos debidamente localizados al momento.

También destacó que afortunadamente los daños de la onda gélida no impactaron en general a las zonas afectadas en el otoño pasado por el huracán Patricia, ya que los municipios de la Costa no resintieron el efecto de las heladas.

Se insistió de parte de los dos servidores públicos que se continuará en la tarea de evaluación de los cultivos y de sus áreas de infraestructura, dado que hay reportes preliminares de afectaciones en algunas hortalizas, como las calabacitas; y en el equipamiento de los cultivos protegidos, como los macrotúneles y los techos de los invernaderos.

La parte positiva de este fenómeno climático atípico, fue la llegada de humedad que incidirá en mitigar riesgos de incendios forestales, además de generar brotes de pasto para el ganado y la recarga de manantiales y áreas de riego.

Comments

comments

No hay comentarios