Dan empresas de EU revés a Trump

Dan empresas de EU revés a Trump

147
0
Compartir

Las amenazas de Donald Trump de deshacer acuerdos comerciales e imponer altos aranceles de convertirse en Presidente ha hecho a las empresas estadounidenses en México considerar al País como su base para exportar al extranjero.

Ejemplo de ello es el proveedor de la industria aeroespacial Allied Tool & Die Company, con sede en Phoenix y un creciente número de pequeñas plantas en hubs industriales como el de Mexicali.

La empresa considera aumentar la capacidad de su base en México, cuyo coste es menor, para exportar los productos al extranjero si el republicano llega a la Casa Blanca.

“¿Que qué haría si un muro gigantesco de tarifas se erigiera frente a mí? En lugar de transportar las piezas a través de Estados Unidos a otras partes del mundo, me gustaría crear una empresa mexicana para vender directamente al extranjero. Simplemente no pasaría por Estados Unidos”, comentó el líder ejecutivo de la compañía, Bill Jordan.

Hasta ahora, las promesas de la campaña de Trump -entre ellas crear tarifas punitivas, deshacer el TLCAN y erigir un muro en la frontera con México- han desconcertado a círculos que van desde los operadores de Wall Street, hasta los políticos y economistas.

Su rival demócrata, Hillary Clinton, dijo que renegociaría los acuerdos comerciales, pero no ha dicho nada sobre elevar o poner nuevos aranceles.

Esta planeación de empresas como Allied Tool & Die Company y otras con operaciones en México es uno de los primeros signos de cómo se están preparando para una posible presidencia del magnate inmobiliario.

Impulsados por un deseo de simplificar las cadenas de suministre ante lo que podría ser una era de incertidumbre a través de la frontera estadounidense con México, la expansión de empresas de Estados Unidos en el País iría acorde con los reciente flujos de capital a través del Pacífico, productor de la creciente competitividad de costes de México sobre China.

“La tendencia de considerar a México como una opción de plataforma de exportación diferente a Estados Unidos se ha acelerado”, contó Emilio Cadena, CEO de Grupo Prodensa, una firma que se especializa a ayudar a las empresas extranjeras a establecerse en México.

Decenas de empresas involucradas en la fabricación de automóviles, productos electrónicos, electrodomésticos y otros sectores contemplan un cambio tal que inclusive piensan en exportar a otros lugares en el continente Americano, según Cadena, quien declinó de dar nombres específicos de empresas para evitar que fueran atacadas durante la campaña presidencial estadounidense.

Pocas ciudades de México han atraído más capital estadounidense que Mexicali, un otrora campo agrícola construido por inmigrantes chinos que hoy es sede de una basta red de plantas industriales.

En toda la ciudad, multinacionales fabrican de todo, desde bebidas de Coca-Cola, los chips de los smartphones y partes de los aviones de pasajeros de Boeing.

El año pasado, la mitad de las empresas estadounidenses que dominan las plantas de ensamblaje en Mexicano aumentaron su capacidad, de acuerdo con Francisco Fiorentini, vicepresidente ejecutivo del desarrollador de parques industriales PIMSA.

Además, hasta junio de ese año, las solicitudes de información e las multinacionales sobre México como lugar de negocios aumentaron en un 20 por ciento, de acuerdo con Solomon Abudarham, líder de LATAM Global Data Quality de la empresa proveedora de información Dun & Bradstreet.

La proximidad de México con Estados Unidos ha sido un ganar-ganar para ambos países, según Jordan.

Desde que se expandió a Mexicali, hace 6 años, su empresa ha creado 25 por ciento más puestos de trabajo, tanto en México como en Phoenix.

Una de las grandes razones es el costo de la mano de obra.

De acuerdo con un estudio de PIMSA, una compañía industrial estadounidense que opera en Baja California registró un costo laboral total anual por trabajadores en la línea de montaje de 7 mil dólares, mientras que la planta en California reportó un costo de 42 mil dólares.

Pese a todo, preocupados por la posibilidad de una presidencia de Trump y de conscientes de su exposición al mercado estadounidense, algunas firmas de Estados Unidos están posponiendo inversiones hasta que las elecciones terminen, según Juan Manuel Hernández, director general de Loginam, una empresa de logística con sede en Tijuana.

Hernández calcula que alrededor del 10 y 15 por ciento de la producción de exportadores estadounidenses en México va a otros mercados que no son Estados Unidos.

Casi 80 por ciento de las exportaciones en México van hacia Estados Unidos.

Varios componentes pueden cruzar la frontera varias veces antes de que los productos finales se completen.

Otras empresas están tomando las amenazas de Trump con más calma.

“Estamos acostumbrados a la demagogia política -pero en algún momento tienen que especificarse las políticas”, dijo Ronald DeFeo, presidente de Kennametal Inc., un fabricante de herramientas industriales en Pittsburgh con ventas por 2.6 mil millones de dólares y clientes en más de 60 países.

Hasta entonces, agregó, continuarán operando de la manera en que siempre lo han hecho.

FUENTE:MURAL

Comments

comments

No hay comentarios