Cuarteto para el Diálogo en Túnez, premio Nobel de la Paz

    363
    0
    Compartir

    El premio Nobel de la Paz 2015 ha sido concedido al Cuarteto Nacional para el Diálogo en Túnez, un grupo de organizaciones políticas y civiles que rescató el proceso democrático en el país árabe en 2013 cuando estaba a punto de colapsar.

    La presidenta del Comité Nobel noruego, la conservadora Kaci Kullmann Five, anunció en Oslo el premio al grupo conformado por cuatro organizaciones responsables de crear una plataforma política abierta al diálogo entre la sociedad civil y el gobierno.

    El cuarteto está formado por la principal agrupación sindical UGTT, la organización patronal UTICA, la Liga de los DDHH y el Colegio de Abogados, que permitió desbloquear la situación y acordar una nueva constitución, adoptada el 26 de febrero de 2014.

    El premio se le ha concedido al grupo “por su contribución decisiva para la construcción de una democracia pluralista en Túnez tras la Revolución de los Jazmines de 2011”.

    La agrupación “estableció un proceso político alternativo, pacífico en un momento en el que el país estaba al borde de la guerra civil”, dijo el comité en su mención.

    Túnez fue el país donde inició la llamada “primavera árabe”, que impulsó la democratización en varios países de la región en 2011, pero estos procesos fracasaron en la mayoría de las naciones, menos en Túnez.

    Es el único país de la región que lucha duramente por construir una democracia, implicando a una serie de fuerzas políticas y sociales en un diálogo para elaborar una constitución, formar una legislatura y crear instituciones democráticas.

    “Más que nada, el premio pretende ser un estímulo para el pueblo tunecino, que pese a los grandes desafíos ha establecido las bases para una fraternidad nacional que el comité espera sirva como ejemplo a seguir por otros países”, dijo la presidenta del comité, Kaci Kullmann Five.

    El cuarteto se formó en el verano de 2013, cuando el proceso de democratización de Túnez estaba en peligro tras varios asesinatos políticos y revueltas sociales.

    El cuarteto fue un instrumento que permitió que, en unos años, Túnez contara con “un sistema constitucional que garantiza los derechos fundamentales al conjunto de la población, sin importar el sexo, las convicciones políticas o las creencias religiosas”, destacó el jurado.

    A partir de su experiencia en distintos ámbitos y sectores de la sociedad, ejerció un papel mediador para avanzar hacia el desarrollo democrático de Túnez “con gran autoridad moral”.

    El país norafricano afronta todavía numerosos retos políticos, económicos y de seguridad y el Comité Nobel confió en que este galardón contribuya a salvaguardar la democracia y sea “una inspiración para todos aquellos que buscan impulsar la paz y la democracia en Oriente Medio, en el Norte de África y en el resto del mundo”.

    “Sobre todo, el premio quiere ser un mensaje de ánimo al pueblo de Túnez, que, a pesar de los grandes desafíos, ha sentado las bases para una fraternidad nacional que el Comité espera que sirva como ejemplo para otros países”, añadió.

    El Comité Nobel noruego anunció el 3 de marzo de 2015 que los 273 candidatos para el Premio de este año es la segunda cifra más alta de aspirantes al galardón, sólo superada por el récord de 278 fijado en el 2014.

    El Nobel de la Paz es el único de los galardones que se conceden por el testamento dejado por Alfred Nobel que no se entrega en Estocolmo, sino que en su caso en Oslo.

    Los premios son entregados el 10 de diciembre, aniversario de la muerte de su creador, Alfred Nobel, en una doble ceremonia en Estocolmo y en Oslo.

    Los ganadores recibirán una medalla de oro, un diploma y un cheque por ocho millones de coronas suecas (958 mil 547 dólares), cantidad que se reparte si hay más de un ganador en la misma categoría.

    Comments

    comments

    No hay comentarios