¿Cuánto cuesta morir en México?

¿Cuánto cuesta morir en México?

107
0
Compartir
OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Sea en la fosa común o en una funeraria de lujo, morir en México resulta muy caro. Porque, además, hay de entierros a entierros y de muertos a muertos. Aun siendo un servicio a cargo del gobierno –como el de la fosa común– los trámites y protocolos cuestan varios miles de pesos.

Si se decide por una empresa, ya sea irregular o oficialmente registrada, los costos van desde 5 mil hasta más allá del millón de pesos.
Ciudad de México, 29 de octubre (SinEmbargo).– El destino final de un difunto en México tiene muchos caminos, pero si se hace apegado a la Ley costará dinero… y mucho. Morir implica dejar los restos y la responsabilidad de su control sanitario para procurar el bienestar y la salud de los vivos. En México existen servicios privados y gubernamentales que asisten este tipo de situaciones, y todas representan un gasto mayúsculo que recae en los familiares, en el presupuesto público y en instituciones académicas que realizan investigación.

Existe una legislación mexicana para el control sanitario de cadáveres de seres humanos, en ella se estipula que la cremación, inhumación, inclusión en acrílico o embalsamamiento son algunas formas de desintegración o conservación permitidas. Todas éstas son caras.

De acuerdo con una encuesta publicada en 2014 por el Gabinete de Comunicación Estratégica (GCE), el 76.3 por ciento de los mexicanos consideró que los servicios funerarios son costosos; 9.1 por ciento dijeron que eran baratos, y 4.5 por ciento respondieron que la muerte no es ni cara ni barata; un 10.1 no contestó a la pregunta.

Otro estudio realizado por Master Research y publicado en 2012 indica que 19 por ciento de las familias en la capital del país destinan una parte de sus ahorros para gastos funerarios; 48 por ciento de las que no ahorran para un funeral dijo que no se les había ocurrido hacerlo; 24 por ciento argumentó falta de dinero, y 8 por ciento respondió que no le gusta pensar en que va a morir.

Y es que existe una amplia gama de servicios y de precios. Porque hay de entierros a entierros, de cremaciones a cremaciones y de muertos a muertos. No es lo mismo la fosa común que un funeral de 10 mil pesos, porque incluso en el primer caso es más caro.

Tampoco es igual una lápida de piedra de mármol triturada que los mausoleos llamados “narcotumbas”; y no hay comparación en hacer un contrato con la Funeraria Gayosso que con una agencia que opera sin registro, la cual remata servicios desde 5 mil pesos.

La encuesta del Gabinete de Comunicación Estratégica expone que 34.6 por ciento de los mexicanos consideró que quemar un cuerpo es más económico, mientras 38.4 por ciento piensa que enterrar a alguien es menos oneroso y un 27 por ciento no respondió.

Seis de cada 10 encuestados respondieron que las funerarias privadas son las mejores, en contraste 12 por ciento piensa que la mejor calidad está en las capillas del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE).

Fuente: sin embargo

Comments

comments

No hay comentarios