¿Cuándo es el momento para pasar del cochecito a la silla?

¿Cuándo es el momento para pasar del cochecito a la silla?

43
0
Compartir

Nuestro bebé crece por días, conforme van pasando las semanas notamos una clara evolución en sus movimientos, reacciones, capacidades e, incluso, en su tamaño. Poco a poco tenemos que ir adaptando todas nuestras situaciones al cambio que estos van consiguiendo y un momento clave para ellos es cuando les trasladamos del cochecito a la silla.

Este se trata de uno de los momentos más importantes en la vida del bebé, ya no solo porque pasa de ir tumbado a ir sentado. Es que va a descubrir un mundo nuevo en el que todo le va a parecer maravilloso, y eso vamos a verlo en cuanto paseemos con él.

Muchos son los beneficios que nuestro pequeño va a apreciar durante sus paseos en la silla.

Con cuántos meses hay que pasar del cochecito a la silla

Según los expertos, cuando el niño ha cumplido 6 meses, nos encontramos en el momento perfecto para realizar esta transición pero cada niño es un mundo, cada uno evoluciona de una manera distinta y puede que tu bebé esté listo para cambiar antes o después de los 6 meses. Para saber cuándo tu pequeño está preparado tenemos que observar su comportamiento y sus capacidades que nos van a marcar ese cambio. no se trata de los meses que tenga, se trata de las capacidades que este haya desarrollado en esos meses.

El tamaño de nuestro bebé va a ser determinante en el cambio del cochecito. Ver como nuestro pequeño se mueve con dificultad dentro del capazo y no tiene espacio suficiente para ir cómodo, es una de las señales de que este debe ser cambiado a la silla.

De la noche a la mañana tu bebé ya no quiere estar en el cochecito. Este te pide constantemente que lo cojas, se muestra inquieto y llora demasiado. Este quiere descubrir el mundo que hay fuera de su carrito y se aburre cuando va paseando en el capazo. Esta es otra señal de que ha llegado del momento del cambio, cuando tu pequeño quiere descubrir lo que hay a su alrededor mientras pasea.

Ves que tu bebé cada día que pasa tiene más fuerza. Ya se mantiene casi solo cuando lo sientas en tu regazo, mantiene la cabecita derecha en todo momento. Su musculatura comienza a coger fuerza, incluso hay veces que este intenta asomarse a través del capazo. Esto solo quiere decir una cosa, tu bebé necesita cambiarse a la silla.

Beneficios de cambiar del cochecito a la silla
Una vez hemos pasado a nuestro pequeño de la capota a la sillita, vamos anotar algunas de las consecuencias que van a tener en nuestro bebé. Es por ello que este cambio le va a beneficiar en muchas cosas a partir de ahora.

Tener una mayor libertad a la hora de moverse va a permitir que el niño desarrolle de una forma mucho más rápida sus actividades psicomotrices y su inteligencia.

Por otro lado, este va a tener una visión más amplia de lo que sucede a su alrededor. Esto es muy beneficioso, ya que desde este momento nuestro bebé va a ir creando su propia percepción del mundo que le rodea y va a ir descubriendo un nuevo mundo que le va a apasionar. Al mismo tiempo notaremos que nuestro bebé irá mucho más entretenido viendo todo lo que sucede a su alrededor.

Comenzaremos a observar cómo nuestro bebé comienza a socializarse con los demás. Se producirá un desarrollo social, ya que nuestro pequeño comenzará a interactuar con las personas que se crucen por su camino, ya sea con una sonrisa o con una mueca divertida.

Comprar el cochecito perfecto para nuestro bebé
Cuando vamos a comprar el cochecito para nuestro pequeño son miles de dudas las que nos asaltan sobre qué modelo adquirir. Lo primero de todo en lo que tenemos que fijarnos es que se trate de un carrito que esté homologado, ya que la seguridad de nuestro pequeño es lo primero.

El cochecito perfecto para la transición entre el capazo y la sillita tiene que tener una estructura fuerte, pero a la misma vez debe tratarse de un cochecito ligero y que se adapte a diferentes terrenos por los que vayamos a pasear.

Por último, hay que tener en cuenta que nuestra sillita tenga la opción de cambiar de posición y de altura. En muchas ocasiones el niño querrá ir viendo todo lo que ocurre a su alrededor, pero habrá otras muchas en las que quiera ir dormidito y descansando, por lo que debería poder adaptarse a cada situación.

Comments

comments

No hay comentarios