Crecimiento urbano aumenta calor

Crecimiento urbano aumenta calor

137
0
Compartir

Cada año, en Jalisco, el problema de la sequía se presenta no sólo por los cambios meteorológicos, sino por el crecimiento urbano y el cambio en el uso del suelo, afirmó el doctor Arturo Curiel Ballesteros, investigador del Departamento de Ciencias Ambientales del Centro Universitario de Ciencias Biológicas y Agropecuarias (CUCBA).

“En Jalisco, 63 por ciento de su territorio es propenso a sequías meteorológicas. Lo más importante es que hay sequía inducida por las actividades que desarrollamos. Es decir, estamos teniendo más demanda de agua que la que existe en las regiones”, afirmó.

En conferencia de prensa, el investigador dijo que esta condición es importante para reflexionar en un año crítico como éste. “Aun no identificamos el problema del incremento de la temperatura, las olas de calor han estado presentes en este siglo y tenemos daños severos como la muerte de 20 personas o más por calor en diversos años tipo (más calurosos) en este siglo. Este año, esa amenaza estará presente de manera particular por el fenómeno de El Niño”, explicó.

Dijo que las recientes nevadas en varios municipios de la entidad han llevado a los especialistas a comparar la situación climática de 2016 con la de 1997, cuando también se presentaron variaciones extremas. “Esto no se había presentado en 100 años, y ahora tenemos esa misma condición en un lapso de 19 años, lo que quiere decir que estamos acortando los periodos en los que hay este tipo de fenómenos”, resaltó.

En cuanto a los pronósticos de los posibles incendios, Curiel Ballesteros sostuvo que ante las altas temperaturas previstas, las autoridades deberían tener ya acciones preventivas, debido a que, por lo regular, Jalisco está en los primeros lugares en cuanto a ocurrencia de incendios, y sobre todo en las que son áreas naturales protegidas.

La doctora Valentina Davydova Belitskaya, investigadora del citado departamento del CUCBA, anticipó que en los lugares donde cayó nieve o donde se registraron temperaturas bajas, el frío afectó a las plantas, por lo que habrá una masa vegetal más seca que con las altas temperaturas es propensa a generar incendios.

Dijo que Guadalajara se ha convertido en una isla de calor en la que se conjuntan, además, los periodos extremadamente cálidos conocidos como “olas de calor”, por lo que este año la zona Centro Histórico podría llegar a registrar entre 36 y 42 grados centígrados de temperatura entre mayo y junio.

Los especialistas hicieron algunas recomendaciones a los productores como evitar los pastizales, que son los que exigen más agua; además de retardar el periodo de cultivo, sobre todo de semillas básicas como maíz y frijol, con lo que se anticiparían al retraso que habrá en el temporal de lluvia.

A adultos mayores y niños le aconsejan que eviten salir entre las 12:00 y 17:00 horas, cuando el sol se siente más fuerte; o en su caso, utilizar un parasol para protegerse del calor; llevar agua en envases de vidrio y no de plástico, así como procurar que el vehículo o autobús donde viajen esté bien ventilado. Evitar asimismo que adultos mayores, niños y mascotas permanezcan encerrados en vehículos para evitar un golpe de calor.

Davydova Belitskaya pidió a la población poner atención en el cuidado del agua por lo menos en los próximos cuatro meses, ya que se prevé que las lluvias inicien en agosto o septiembre. En el caso de las familias que almacenan agua en recipientes, deben evitar dejarlos a la intemperie y taparlos para que no favorezcan la reproducción de mosquitos transmisores del zika, chikungunya y dengue.

Comments

comments

No hay comentarios