Cosas de adulto que nunca haremos bien

Cosas de adulto que nunca haremos bien

108
0
Compartir

Crecer es aterrorizante. Requiere mucho trabajo, nuevas responsabilidades y prácticamente no puedes pedirle ayuda a tus padres o dejar que alguien más lo haga por ti. Por supuesto, no es algo que podamos posponer para cuando estemos listos. La madurez llega de la nada, nos pega donde más nos duele y de repente te obliga a hacer cosas de adultos… quieras o no.

Hacer llamadas telefónicas: Llamar por teléfono es incómodo. No importa si te ve la otra persona o no, o si puedes terminar la conversación con un sólo botón. Parecería lo más sencillo del mundo, pero la verdad es que es difícil agendar una cita por teléfono e incluso recibir llamadas de un número desconocido.

Comer en una mesa: Cuando eras pequeña, tal vez te obligaban a comer en el comedor, pero una vez que llegaste a la adolescencia, te fue sencillo olvidar el hábito y llevarte los alimentos a tu habitación en frente de la tele. Haz memoria, ¿cuándo fue la última vez que comiste en la mesa de tu propia casa?

Cuidar de tu coche: Sabes que debes cambiar el aceite del coche seguido, pero ¿realmente lo haces? Y no sólo eso, seguro no le pones gasolina hasta que sabes que pronto dejará de funcionar por falta de combustible. Tener un coche parece lo mejor en ocasiones, pero también requiere mucho dinero y trabajo.

Recordar fechas: Si no fuera por facebook, seguro olvidarías los cumpleaños de tus amigos. Y no es que sea complicado, pero la vida adulta es atareada y cansada, así que es fácil olvidar incluso las fechas importantes, especialmente si llevas un ritmo de trabajo estresante.

Ahorrar: Sabes que ahorrar es importante y necesario, pero casi siempre te cuesta trabajo pagar tus deudas y, cada vez que es quincena, despilfarras en las fiestas y salidas del fin de semana. ¿Por qué cuesta tanto trabajo ahorrar? La respuesta es simple: Es que gastar dinero es DEMASIADO fácil.

Tener la casa limpia: Si de por sí era difícil mantener limpia TU habitación, ahora imaginate cómo es cuidar de una casa completa. Pareciera que necesitas barrer y trapear todos los días, pero como el tiempo no te da abasto, se terminan acumulando las tareas domésticas.

Comments

comments

No hay comentarios