Contribuyentes en México pagarán más

Contribuyentes en México pagarán más

134
0
Compartir

Los contribuyentes en México y alrededor del mundo pagarán más impuestos en los siguientes años, debido a que los gobiernos ampliarán sus sistemas fiscales para liquidar su deuda y destinarán más recursos a programas de previsión social, informó la encuesta global sobre tasas fiscales de KPMG Internacional.

El estudio (que se realizó en 145 países) arrojó que, si bien las tasas fiscales en general no están cambiando con mucha rapidez, los gobiernos se están inclinando por ampliar la base fiscal al incrementar los rangos en alimentos, servicios y actividades con las que se puedan recaudar más ingresos.

Al mismo tiempo, añadió, se están retirando los incentivos fiscales que se introdujeron durante la recesión para dar apoyo a las industrias y fomentar que los consumidores gastaran.

De acuerdo con el análisis, para los estándares de los últimos 10 a 15 años, los movimientos generados a los diversos impuestos analizados son mínimos. La tasa impositiva global de Impuesto sobre la Renta (ISR) registrada fue de 23.64% en el 2014 y de 23.68% en el 2015.

En materia de impuestos indirectos (IVA/GST), es un panorama prácticamente sin cambios, con 15.97% en promedio. Finalmente, en materia de tasas de seguridad social para los empleadores, se refleja un aumento de 0.66%, a un promedio de 16.88%, y para los empleados, 0.52% de aumento, quedando en 10 por ciento.

“La mayoría de los países está trabajando activamente para ampliar sus bases fiscales, reduciendo las deducciones y subsidios, y trayendo nuevos flujos de ingresos en el sistema tributario”, explicó César Catalán, socio líder de Impuestos Indirectos de KPMG en México.

A la par, consideró que los sistemas tributarios de todo el mundo van a cambiar mucho más rápido, y quizá de manera más radical en los próximos cinco años.

México, sin grandes cambios

El estudio de la firma detalló que nuestro país, al igual que otras economías, ha presentado cambios mínimos en su sistema fiscal, en comparación con el 2014.

En materia de impuestos corporativos, México se ubica por arriba del promedio de la tabla, con una tasa de 30% para las compañías -en el listado de países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE)- y un máximo de 35% para las personas físicas.

“Lo que significa que nos encontramos fuera de la tendencia global de disminuir las tasas de impuestos corporativos para favorecer los impuestos indirectos”, refirió.

“Los gobiernos han hecho lo que pueden por mantener las economías activas y saludables a través de los años, desde la crisis financiera mundial del 2008, y muchos han contraído grandes deudas en el proceso”, indicó Catalán.

Consideró que actualmente muchas economías están saliendo de recesión hacia el crecimiento, hay legislaturas que están actualizando sus sistemas fiscales para incrementar ingresos, de modo que puedan reducir su deuda.

Catalán vaticinó que las tasas del ISR seguirán disminuyendo globalmente a largo plazo, debido a la competencia fiscal, ya que las empresas se centran en la tasa, junto con los incentivos y subsidios al momento de elegir dónde invertir.

“Las tasas de impuestos indirectos tienen un rango general entre 15 y 20 por ciento. Un impuesto más alto genera riesgo de desarrollar una economía subterránea; uno más bajo no genera suficientes ingresos para satisfacer las necesidades del gobierno”, añadió.

Destacó que una vez que las tasas de IVA han alcanzado su nivel óptimo, no tiene mucho sentido hacer grandes cambios, eso es lo que ha pasado en México.

Comments

comments

No hay comentarios