Inicio DEPORTES Conmociones no alarman mucho a jugadores de NFL

Conmociones no alarman mucho a jugadores de NFL

246
0
Compartir

Durante sus 15 años estrellándose contra otros mastodontes y recibiendo todo tipo de golpes, el ex receptor de los Broncos Brandon Stokley sufrió lesiones desde los pies hasta la cabeza, incluidas al menos una docena de conmociones cerebrales.

Pero la única vez que pensó seriamente dejar de jugar fue en su cuarta temporada, cuando tuvo un problema con un huesito del pie derecho.

“Le dije a mi esposa, ‘hasta aquí llegué. No soporto este dolor todos los días”’, comentó Stokley.

Sin embargo, siguió jugando y el dolor fue desapareciendo. ¿Las conmociones? Esas siguieron acumulándose, pero Stokley les restó importancia a pesar de lo mucho que se hablaba de los peligros de esos golpes. En sus días de jugador, se preocupaba más por los problemas inmediatos que por aquellos a largo plazo.

“Con las conmociones, generalmente uno se ausenta una o dos semanas y después está bien”, dijo Stokley, quien tiene 39 años. “Pero te arruinas la rodilla y está afuera un año. El hombro, un año”.

Un estudio reveló que la mayoría de los jugadores de la NFL tienen actitudes similares respecto a las conmociones. Menos de la mitad de los 100 jugadores consultados, 39, dijeron preocuparse más por los efectos de las conmociones a largo plazo que por otras lesiones.

De los otros 61 jugadores, 20 dijeron que las conmociones no les preocupaban en lo más mínimo y 41 que les inquietan lo mismo que las demás lesiones.

“Personalmente, no pienso en las lesiones en la cabeza. No me afectan”, sostuvo Nikita Whitlock, de los Giants de Nueva York. “Me pregunto, ¿cómo estarán mis articulaciones en 20 años? ¿Aguantarán mis rodillas en 20 años? ¿Y mis hombros y muñecas? Esos son los puntos realmente débiles de tu cuerpo”.

Esas fueron las respuestas prevalecientes a las preguntas de los periodistas como si los jugadores ignorasen todo lo relacionado con los traumas en la cabeza.

La semana pasada se reveló que Tyler Sash, quien ganó el Super Bowl del 2012 con los Gigantes y falleció a los 27 años, sufría de una encefalopatía traumática crónica, o ETC. El mal está asociado con los golpes repetidos a la cabeza y sus síntomas incluyen pérdida de memoria, depresión y demencia progresiva.

También padecían ECT Junior Seau, miembro del Salón de la Fama que se suicidó, y Chris Borland, linebacker de los 49ers que se retiró repentinamente.

Exjugadores radicaron demandas relacionadas con las conmociones y la NFL tomó varias medidas para tratar de combatirlas.

Durante los partidos de la temporada regular se informó de 182 conmociones, lo que representa un aumento del 58% respecto al año previo, según la NFL.

Y sin embargo…

“No me preocupa”, dijo el running back de Oakland Jamize Olawale. “Creo que se exageran las cosas”.

“Uno puede lastimarse la cabeza de muchas maneras”, expresó el córnerback de Houston Charles James.

Hay jugadores que sí se toman en serio las lesiones cerebrales y dicen que uno puede curar rodillas y caderas, pero no puede reemplazar un cerebro.

“No quiero perder la memoria. Quiero saber lo que pasa con mi vida”, declaró el esquinero de Detroit Darious Slay. “Si te golpean en la cabeza y sufres una conmoción, pude que no te acuerdes quien es tu hijo, quien es tu madre. Yo no quiero eso. Llévate mis piernas”.

Comments

comments