Confirmado: ganar más dinero no te hace más feliz

Confirmado: ganar más dinero no te hace más feliz

424
0
Compartir

Sería feliz si…

A pesar de que hayas creído lo contrario durante años, ganar más dinero no te haría ni un poco más feliz, o, al menos, no hizo más feliz a la mayoría de las 18 mil personas analizadas para un nuevo estudio llevado adelante por la Universidad de Stirling, Reino Unido. El mismo, reveló que lo único que sí podría influir negativamente en tu sonrisa, sería una pérdida de tus ingresos.

Por ende, podrías ganar más y más, pero eso no te “comprará” felicidad. Por el contrario, si pierdes lo que ya tienes, entonces, sí, te sentirás menos satisfecho con la vida, y por ende, menos feliz.

Dinero y felicidad, una relación contradictoria

Aunque parezca un poco paradójico, tener los bolsillos cada vez más llenos no te haría sentir más satisfecho con la vida, pero sí, podría hacer decrecer tu tristeza.

“Tener más dinero da más opciones a las personas de lidiar con las adversidades”, explicaron los autores de un estudio anterior publicado en 2015 en la revista científica Social Psychological & Personality Science, a la revista Time.

Por otro lado, una mejor economía te daría una sensación de que estás en control de lo malo que te sucede, por ejemplo, desperfectos en la casa o problemas de salud.

Sin embargo…

Debemos reconocerle al dinero algunos atributos (no todo lo hace mal…). De hecho, si lo utilizas bien, puede ayudarte en tu meta para estar más satisfecho con la vida, brindados por la coach de vida y autora Susanna Halonen, a la revista Psychology Today:

Compra experiencias en vez de objetos
Si crees que ese bolso de diseñador puede hacerte feliz, te equivocas (a pesar de lo que diga la publicidad). Mejor, planifica una cena con amigos, o un viaje de un día a algún lugar bonito. Costará lo mismo, ¡pero valdrá mucho más!

Compra tiempo
Sí, como lo lees. El tiempo que se pierde no se recupera. ¿Y si usas tu dinero para pagar un vuelo directo hacia ese lugar de vacaciones o negocios? Piensa en el tiempo y el estrés que te ahorrarás (y que el estrés también cuesta dinero…).

O, inclusive, en el trabajo. Pon tus prioridades en la balanza y pregúntate si ese dinero vale tu tiempo y tu felicidad.

Da a los demás
Último, pero no menos importante, está el donar tu dinero. Hazlo a una causa que te interese, y verás cómo tu felicidad se irá por las nubes.

¡Sé feliz!

Comments

comments

No hay comentarios