¿Cómo afectan a las mascotas los viajes?

¿Cómo afectan a las mascotas los viajes?

74
0
Compartir

Al igual que muchas personas, los perros y los gatos, por ejemplo, también se marean cuando viajan en un vehículo, y no es raro que vomiten. Esto es más habitual en los cachorros e individuos jóvenes, pues la estructura de su oído, responsable del equilibrio, no está formada del todo. En ocasiones, esto hace que los canes, en concreto, desarrollen un fuerte rechazo hacia un vehículo determinado, pues lo relacionan con un malestar, explica Lucía Caballero en la revista Preguntas y Respuestas n.º 36 de Muy Interesante.

Los preparativos del viaje y el cambio de entorno son también estresantes para las mascotas y, aunque algunas son más sensibles que otras, incluso un corto desplazamiento puede constituir un trastorno.

Si se trata de un trayecto en avión, el problema puede ir a mayores: los animales deben ir encerrados en su transportín correspondiente, junto con el equipaje. Durante el aterrizaje y el despegue, a veces los contenedores sufren golpes y los animales acaban magullados. Además, les inquietan los cambios de presión, y quizá pasen demasiado frío o calor. Algunas compañías prohíben viajar a animales con deficiencias respiratorias congénitas, como los bulldogs ingleses y los gatos persas.

Por carretera, los perros se suelen sentir menos mareados si miran hacia el frente en vez de por las ventanillas. También existen cinturones y sedantes especiales para mascotas.

Comments

comments

No hay comentarios