Cincou de mayou

Cincou de mayou

559
0
Compartir

Por: Orson Ge

La carrera está cantada.

Donald contra Hillary, esa será la contienda del año entrante. Lo que falta es mero trámite si no hay sorpresas repentinas.

Ambos candidatos lo saben, y poco a poco comienzan a quitarse las túnicas puristas de sus respectivos partidos para comenzar una estrategia integradora.

Esto es sumamente importante en términos de popularidad electoral en un país como Estados Unidos, donde existen grupos étnicos y raciales, comunidades, de todo el mundo.
Ante la salida de Ted Cruz y John Kasich por la contienda republicana, el magnate neoyorquino, Donald Trump, comienza a intentar reconciliarse con los grupos a quienes sistemáticamente ha atacado desde la plataforma tradicionalista y ultranacionalista republicana.

Ayer le tocó a México.
Desde sus cuentas de redes sociales, el hombre de la cabellera extraña publicó, con motivo del cinco de mayo, una fotografía en la que se encontraba en el escritorio de su oficina, comiendo algo que él describe como “tazón de taco”, aseverando que donde mejor se cocina es en el restaurante de su torre, y rematando con la siguiente declaración: “¡amo a los hispanos!”.

Si de por sí existe en la unión americana una ignorancia terrible acerca de esta festividad, pareciera que Trump es parte de esa mayoría. Pero lo más importante es el discurso “reconciliador” de la imagen y el texto que la acompaña, y si bien nadie puede asegurar que será permanente, por lo errático del comportamiento del millonario, especialmente contrastado por su discurso contra sus desplantes públicos, este acercamiento podría ser un asomo de lo que sería su campaña como candidato único republicano.

Los estudiosos anticiparon que este momento llegaría, en el que los candidatos, que por varios meses sostuvieron una agenda enfocada a los temas de interés de sus propios partidos, buscarían en la “zona gris”, es decir los indecisos, el voto diferenciado que incline la balanza a su favor.

En ese escenario se vaticina a un Trump menos enfocado en temas de política migratoria o asuntos raciales, no por ello significaría que en caso de ganar la contienda dejaría los temas de lado, simplemente es un proceso de campaña.

Por el lado de Hillary, la historia la delata, llena de contradicciones en declaraciones como Primera Dama en la gestión de su esposo Bill y después como figura pública de la política no dejan mucha duda de que el discurso será enfocado a lo que le incremente el capital político en el plazo inmediato, fórmula no muy recomendable delante del electorado de buena memoria, que para suerte de ella, es poco.

Será una contienda interesante, y sobre todo en la que no se podrán anticipar muchas cosas, dada la ambivalencia de los candidatos en varios terrenos, especialmente en las declaraciones públicas, dejando un vacío en las expectativas de los analistas y enterados acerca de la verdadera capacidad no sólo política sino para lo que viene después de la contienda: gobernar al país más poderoso del mundo.

Menuda realidad la que se viene; lo que muchas veces pareció increíble hoy se asoma como una muy probable realidad.

Se vienen mares de lecturas con lo que se dirá y dirá en estas campañas, como mexicanos debemos estar muy atentos, ya que una continuidad demócrata le vendría bien al futuro de las relaciones diplomáticas entre ambos países, no así un regreso republicano, que endurecería no sólo el trato, sino las prácticas más comunes en una relación en la que los mexicanos dependemos en gran manera de lo que suceda con el vecino del norte.

De entrada, esta foto de Trump nos da un acercamiento a lo que pueden ser los siguientes meses, ya veremos qué tan errático o constante es en su desarrollo, mientras tanto, feliz cincou de mayou.

Twitter: @orsonjpg

Comments

comments

No hay comentarios