Cinco detalles que nunca debes revelar sobre tu vida personal en el...

Cinco detalles que nunca debes revelar sobre tu vida personal en el trabajo

177
0
Compartir

Entre la confidencia y la confianza existe una línea muy fina que podría dar al traste con tu carrera profesional.

Cuando pasas más horas con tus compañeros de trabajo que con tu familia, es normal que todos terminen conociéndose.

Sin embargo, piénsatelo dos veces antes de divulgar detalles sobre tu vida personal para conectar con los compañeros de trabajo.

Entre la confidencia y la confianza existe una línea muy fina que podría dar al traste con tu carrera profesional.

No importa si eres un recién graduado que acaba de conseguir su primer empleo o si eres un veterano del sector, las reglas que se aplican sobre compartir “demasiada información” en el trabajo son las mismas.

He aquí cinco detalles que nunca deberías contarles a tus compañeros de trabajo:
Sentimientos negativos sobre tu empleo o compañeros de trabajo

Las redes sociales están a un clic de distancia, por lo que puede ser tentador comentar el mal día que tuviste en el trabajo. No obstante, aunque tu perfil sea “privado”, no es una buena idea que comentes en persona o a través de Facebook tus experiencias o sentimientos negativos sobre la empresa, tu empleo o compañeros de trabajo.

Aunque intentes ser discreto, la mejor opción es reservar esas opiniones para tu familia o los amigos que no tienen ningún vínculo con la oficina.

“Se han escuchado historias de terror”, comentó Marilyn Santiesteban, directora adjunta de servicios de carrera en la Escuela Bush de Gobierno y Servicio Público de la Universidad de Texas A&M.

“Recomiendo no publicar comentarios sobre los compañeros de trabajo o cualquier otro asunto profesional, sobre todo si es negativo o confidencial. Los empleadores adoran que sus trabajadores hagan comentarios positivos pero antes de atreverte a publicar, debes estar convencido de que es realmente apropiado. Si tienes dudas, ¡no lo hagas!”

Opiniones que pueden provocar polémica

Quizá se trata de una recomendación obvia pero no está de más recordarla: evita abordar temas controvertidos en el trabajo, como la política y la religión.

Nada bueno puede salir de las discusiones que siembran la discordia entre los compañeros de trabajo. Además, en el peor de los casos, si dices algo que ofenda a otra persona, esta puede demandarte.

“Un antiguo refrán afirma: ‘No compartas aquellas cosas que no te gustaría que supiera tu madre, tu jefe o tu sacerdote’”, comentó Jenny Korn, investigadora de identidad online de la Universidad de Illinois en Chicago.

“Podemos sustituir a la madre por el padre pero el consejo sigue siendo el mismo: no discutas sobre temas que pueden provocar desavenencias con una persona que puede juzgarte, como un padre, jefe o sacerdote”.

Es probable que tu postura política sobre un tema en particular no coincida con la de tu compañero de trabajo, así que debatir sobre este asunto podría afectar tus relaciones laborales, añadió Korn. Además, si haces alguna alusión a tu vida sexual, esta se podría interpretar como acoso en el puesto de trabajo.

Problemas de salud

Si durante la hora del almuerzo sacas a colación tus hábitos de salud positivos, como la práctica de deporte, podrías ganar unos puntos extra en la oficina.

No obstante, debes pensártelo dos veces antes de hacer referencia a enfermedades o a tu historial de salud, advirtió Charley Polachi, socio y gerente de Polachi Acceso Executive Search.

“Desvelar detalles sobre tu historial de salud puede crear situaciones incómodas, tanto para ti como para los demás”, explicó.

“Existen muy pocas situaciones en las que se considera oportuno hablar sobre tu historial de salud, y si es necesario abordar este tema, será mejor hacerlo en privado, asegurándose de que el asunto quede entre el empleado y su jefe directo”.

Comments

comments

No hay comentarios