Inicio ESTILO DE VIDA Carpetazo a la vieja excusa: el sexo alivia el dolor de cabeza

Carpetazo a la vieja excusa: el sexo alivia el dolor de cabeza

176
0
Compartir

Leves o agudos, pasajeros o crónicos. Dolores de cabeza hay tantos y diversos como situaciones y personas, desencadenados por factores tan dispares como el estrés de una entrega de trabajo, la preocupación de llegar a tiempo a recoger a los niños del colegio, la bajada de tensión o de azúcar en sangre, la regla o las vacaciones. La pesadez puede esfumarse en cuestión de minutos para los más afortunados o llegar a desbaratar la vida cotidiana. El catálogo de soluciones posibles a la cefalea, que deben ajustarse a cada paciente, va mucho más allá de los analgésicos: desde lo más simple como una buena ducha y bajar las persianas a lo más sofisticado como la técnica psicológica biofeedback o el bótox. Estas son las terapias que avala la ciencia.

Fármacos: cuanto más tarde, peor

Cuando aparece el dolor, justo al inicio de la crisis, descarte esperar “a ver si se pasa” o tomarse las medicinas “solo si es muy fuerte”. “Esto provoca un sufrimiento innecesario”, advierte el médico de familia Vicente Baos. En caso de molestias severas, frecuentes e incapacitantes, como los síntomas de una migraña, se debe consultar al médico cuáles son los fármacos adecuados. “Se suelen recetar los triptanes, medicamentos específicos para la jaqueca, los antiinflamatorios no esteroideos (AINEs) como el ibuprofeno o el naproxeno, y los antieméticos como metoclopramida, que sirven para combatir los vómitos y las náuseas. Han de tomarse al inicio de la molestia y en las dosis recomendadas por el especialista, porque cuanto más se tarde en usarlos, su eficacia será menor. El tratamiento dependerá del diagnóstico y la experiencia previa del paciente, ya que los AINEs, por ejemplo, pueden actuar con más eficacia que los triptanes en unas personas y viceversa”, explica Baos. En caso de cefalea asociada al período, que suele ser muy frecuente, el experto recomienda tomar los medicamentos en el momento que se comienza a menstruar.

Toxina botulínica: la solución que llegó de Hollywood

La migraña, en sus diversas variantes, la sufren el 18% de las mujeres y el 8% de los hombres, según el Servicio de Neurología del Hospital Universitario Vall d’Hebron. Los avances médicos se encaminan a hacer más llevaderos los ataques, reduciendo la frecuencia, la duración y la intensidad. Uno de los últimos remedios ha salido de la bandeja de los cirujanos plásticos de las estrellas de cine: la inyección de bótox.

Como relata José Ramón Alonso, catedrático de Biología Celular de la Universidad de Salamanca y director del Laboratorio de Plasticidad Neuronal y Neurorreparación del Instituto de Neurociencias de Castilla y León, “la aprobación del uso de esta técnica para mitigar las cefaleas crónicas por las agencias sanitarias norteamericanas y europeas fue sugerida por cirujanos plásticos de Hollywood, cuyos pacientes aseguraban que sus ataques de migraña mejoraban tras las sesiones de este tratamiento estético”. La explicación es que una de las claves del alivio es controlar la tensión muscular, y aquí es donde el bótox (toxina botulínica) se convierte en un aliado. “Es una proteína producida por la bacteria Clostridium botulinum. Su función es bloquear la liberación de acetilcolina, un neurotransmisor fundamental para conectar los impulsos nerviosos de las neuronas y la placa motora de los músculos. De este modo, esta sustancia evita que se contraigan y se produzca la consiguiente lesión física en las estructuras nerviosas, que provoca el dolor”, apunta Alonso. En España, la sanidad pública aplica bótox para la migraña crónica desde 2013, en casos concretos en los que otros tratamientos han fallado. Se administra de forma subcutánea en puntos (entre 12 y 30) repartidos por frente, sienes, área retroarticular (detrás de las orejas) y occipital (región posterior e inferior del cráneo).

Aislamiento total: ducha, persianas abajo y ojos cerrados

También existen soluciones de andar por casa, para casos más leves. “El descanso es beneficioso para cualquier tipo de cefalea, y en la migraña es imprescindible”, señala Baos. Si la que padece es tensional, primero relájese. “Es importante descansar y aislarse de los estímulos sonoros, visuales y físicos. Llegar a casa, ducharse y olvidarse de todo aunque sea por un rato le puede aliviar. Un analgésico simple también puede ser suficiente”. Además, como explica la dietista y nutricionista Júlia Farré, “la ansiedad y las preocupaciones pueden abordarse desde la práctica de deporte, mindfulness o la concentración plena, o buscar actividades entretenidas para desconectar”.

Vida ordenada: dormir mucho es perjudicial

Frenar el estrés puede sonar a tópico, pero es una de las estrategias preventivas más efectivas a nuestro alcance para evitar que el malestar evolucione hasta la cronicidad, indica Baos: “Para la migraña, que aparece con más frecuencia en gente joven y activa, llevar una vida ordenada puede ayudar a disminuir las crisis: dormir de forma regular (un maratón de sueño durante el fin de semana puede ser detonante en lugar de calmante), comer a las horas adecuadas evitando ayunos prolongados y huir de ambientes ruidosos, de la ingesta de alcohol y de los cambios de temperatura, a los que las personas con este problema son especialmente sensibles.

Chocolate: depende del origen de la jaqueca

Cuando el dolor de cabeza ataca a hipotensos, Farré recomienda “ingerir chocolate y otros alimentos con cafeína como café, té y bebidas de cola, o salados como almendras con sal o aceitunas, para animar la tensión arterial”. Pero el cacao no es bueno en todos los casos. Si usted sufre un déficit de la enzima diaminooxidasa (DAO), sustancia encargada de digerir la histamina (un potente dilatador de los vasos sanguíneos y de los capilares presente en los alimentos), puede que su migraña se deba a una acumulación elevada de esta hormona en su organismo, y es entonces cuando este manjar queda prohibido. “En estos casos deben evitarse los alimentos más ricos en histamina como el queso, la leche, la naranja, las conservas de pescado, el pescado azul, los frutos secos, el chocolate, la berenjena, las espinacas y el tomate”, describe la dietista.

Hidratos de carbono: bienvenidos el zumo y el bocata

La bajada de los niveles de azúcar en sangre también puede provocar dolor de cabeza y problemas de concentración. Para aliviar la jaqueca en caso de hipoglucemia, los azúcares simples representan un buen aliado. “Provocan el aumento rápido de los niveles de azúcar en sangre, y se aconseja consumir a continuación alimentos con hidratos de carbono complejos para evitar una hipoglucemia posterior a la ingesta de azúcar. Por ejemplo, un zumo de fruta con un bocadillo de jamón, o un vaso de leche con azúcar y copos de avena integrales”, recomienda la nutricionista Farré.

Tratamiento psicológico: relajación, hipnosis y biofeedback

Además de los fármacos, la dieta y el estilo de vida, la psicología tiene mucho que aportar a la hora de aplacar este mal. El psicólogo Eparquio Delgado destaca tres técnicas para la disminución y prevención de la migraña: entrenamiento para conseguir la relajación (a través de ejercicios como los del modelo muscular progresivo de Jacobson), el biofeedback y la terapia cognitiva-conductual con hipnosis.

“El biofeedback consiste en un aparato de electrodos que se usa para obtener medidas fisiológicas como la tensión muscular, la temperatura corporal o el ritmo cardiaco. A medida que se recogen los datos, la persona desarrolla estrategias de control y provoca una relajación efectiva gracias a la retroalimentación de su propio rendimiento. Por otra parte, la hipnosis es un complemento de la terapia cognitiva-conductual, utilizada para el desarrollo de habilidades que ayuden a afrontar el estrés. Es mejor que la ausencia de tratamiento o la mera atención, pero no ha demostrado superar a la relajación”, describe el psicólogo. “La hipnosis no está incluida en la sanidad pública. Los otros tratamientos sí lo están, pero no se suele enviar a los pacientes al psicólogo por cefaleas o migrañas, de modo que la única opción para acceder a esas técnicas es a través de la consulta privada”, prosigue. En efecto, que el sistema sanitario público español aborde de forma eficiente migrañas y cefaleas sigue siendo un reto pendiente de superar.

Sexo: el dolor de cabeza ya no es excusa

Durante muchos años el tópico del dolor de cabeza como método para rechazar el contacto sexual ha sido recurrente en el imaginario colectivo. Pero, según recientes investigaciones, tendría más sentido que fuera incentivo que cortapisa para un encuentro íntimo. El sexo está implicado en todos nuestros sistemas: el vascular, el neuronal, el endocrino, el articular… También en el llamado sistema de recompensa, encargado de la liberación de los neurotransmisores que dan sensación de bienestar y placer, lo que puede explicar su función antiálgica (que hace que un dolor o molestia sea menos intenso o desaparezca) y equilibradora en casos como la jaqueca, tal como explica la sexóloga Francisca Molero, codirectora del Instituto de Sexología de Barcelona.

“El placer de la actividad sexual se traduce en un pico de neurotransmisores como dopamina, endorfinas y oxitocina que nos hacen sentir bien, de manera similar que al tomar un analgésico”, asegura Molero, quien también señala que en algunas ocasiones puede aparecer la cefalea orgásmica tras alcanzar el clímax: “Normalmente dura muy poco y se soluciona tomando un antiinflamatorio un poco antes. Se produce por esa descarga de sustancias y por la contracción muscular del orgasmo. Depende de cada persona”. Lo cierto es que cada vez más evidencias apuntan a que los dolores de cabeza, de las articulaciones u otros tan generalizados como la fibromialgia, disminuyen entre las sábanas.

Fuera de la consulta: ¿alivio vía web?
¿Es posible tratar el dolor crónico a través de Internet? Delgado recuerda un estudio publicado en 2005 en la revista especializada Behaviour, Research and Therapy (Comportamiento, Investigación y Terapia) en el que se encontraron indicios de que ciertos programas web podían ser útiles para el alivio de la cefalea. “La investigación necesitaría ser replicada, pero lo interesante es que se aborda la posibilidad de programar un plan de tratamiento cuyo diagnóstico se hace a través de internet. Este trabajo mostró una reducción de las jaquecas superior al grupo de control, pero no significa que cualquiera puede curar la migraña sin ver al paciente. Se están investigando programas que funcionan ya en consulta y se adaptan para ser utilizados a través de las nuevas tecnologías. Es un campo aún por desarrollar”, afirma este psicólogo.

Comments

comments