Caitlyn Jenner protagoniza una portada histórica a cuarenta años de su medalla...

Caitlyn Jenner protagoniza una portada histórica a cuarenta años de su medalla olímpica

146
0
Compartir

Mucho ha cambiado desde que Caitlyn Jenner se alejó de los Juegos Olímpicos de 1976 como un campeón internacional. Para empezar, su nombre era Bruce y se identificaba públicamente como un hombre.

Cuatro décadas después de haber obtenido el oro, la famosa figura pública ha vuelto a a adornar la portada de Sports Illustrated una vez más. Para su última aparición en la portada hace casi 40 años, ella lucía pantalones cortos para pista color azul y una camiseta sin mangas de color rojo adornada con letras blancas deletreando USA, sus musculosos brazos celebrando triunfalmente en el viento. Hoy, ella posa en la portada en un jumpsuit de lentejuela dorada, trenzas morenas en cascada alrededor de su cara y un manicure rojo que enmarca su cintura.

“Es una imagen que llama la atención sobre esta edición”, dijo a Sports Illustrated. “Eso es lo más importante. Es por eso que llevaba la medalla.”
La declaración puede ser interpretada de dos maneras diferentes, ¿está hablando del número de la revista que celebra su aniversario especial? ¿O de los asuntos sociales en torno a Jenner, una vez el símbolo de la masculinidad ahora un emblema nacional de la comunidad LGBTQ.

“Para esos dos días en julio de 1976, yo era el mejor del mundo en lo que hice”, Jenner dijo a la revista. “Por otro lado, el decatlón era mi mejor amigo, y eso ha terminado. He perdido mi barba.”

Mientras que el deporte proporcionó un escape para la estrella, Jenner dice que no estaba contento con los efectos secundarios físicos de convertirse en un atleta olímpico.

“Me disgustaba. Yo era grande y gruesa y masculina. El resto del mundo pensó que era este cuerpo tipo dios Griego. Lo odiaba. Pero es lo que me habían dado, por lo que sólo traté de hacer lo mejor que pude con eso.”

“Ser un macho era para mí la forma para tratar de convencerme de que la mujer que vive dentro de mí realmente no está viviendo dentro de mí”, continuó. “Obviamente, no funcionó.”

De hecho, parece que no se puede encontrar mejor metáfora en esta entrevista para su vida pasada y presente convergiendo que el hecho que Jenner mantiene la medalla en el cajón de uñas en su baño. Mientras que ella es inmensamente orgullosa de su carrera deportiva, el segundo acto de Jenner la hace sentir como si estuviera sirviendo un bien mayor.

“Deporte. No es la vida real”, dijo. “Uno va por ahí, trabajas duro, entrenas el trasero, ganas los Juegos. Estoy muy orgullosa de esa parte de mi vida. Y no es como que sólo quiero tirarlo. Es parte de lo que soy. Con lo que estoy tratando ahora, se trata de lo que eres como un ser humano. ¿Qué hice yo para el mundo en 1976, además de conseguir tal vez que unas pocas personas se ejercitaran un poco? No hice una diferencia en el mundo.”
De acuerdo con Jenner, de no haberse convertido en un atleta olímpico con el poder de las celebridades que le siguió, ella no habría tenido el mismo tipo de influencia social 40 años después.

“Ciertamente, la vida habría sido diferente. Las cuestiones de género, nunca hubiera estado lejos de ellas. Pero las cosas habrían sido diferentes,” reflexiona Jenner. “Esperaría estar haciendo algunas de las cosas que estoy haciendo hoy en día, pero ciertamente no en la misma escala.”

“Amé a Bruce…Todavía lo amo. Me gusta lo que hizo y la forma en que dio un ejemplo de trabajo duro y dedicación. Estoy orgullosa de esa parte de mi vida. Pero esta mujer vivía dentro de mí, todo mi la vida, y alcanzó al punto en que tuve que dejarla vivir y poner a Bruce en el interior “, admitió. “Y estoy feliz, estos últimos 12 meses, más de lo que nunca he estado en mi vida.”

Comments

comments

No hay comentarios