Beneficios del ejercicio durante la mañana

Beneficios del ejercicio durante la mañana

63
0
Compartir

Cuando escuchamos que alguien se levanta temprano para ejercitarse, solemos pensar “¡qué flojera!” Pero eso es sólo porque no hemos probado los beneficios de hacerlo…

Estudios han demostrado que el realizar actividad física durante la mañana ayuda a las personas a tener un mejor desempeño a lo largo del día. Te ayudamos a descubrir algunos de sus beneficios para que te des cuenta de que a quien madruga, ¡el ejercicio lo ayuda!

• Mejora tu concentración: Hacer ejercicio en la mañana te permite disminuir el estrés, estar más alerta de lo que sucede a tu alrededor y mejorar tus funciones mentales.

• Duermes mejor: Al realizar ejercicio, tu cuerpo entra en un estado de alerta y se prepara para tener más actividad. Esta fase puede durar algunas horas, por lo que si realizas ejercicio durante la noche, te puede costar trabajo conciliar el sueño. ¡Por eso es mejor ejercitarte temprano!

• Disminuye hábitos dañinos: Muchas personas fuman, o consumen café por las mañanas para “acabar de despertarse”. Pero lo cierto es que el efecto del café dura muy poco, y con el cigarro sólo obtendrán problemas de salud. Sustituir una adicción por el ejercicio mejorará tu condición no sólo por algunos momentos, ¡será todo un cambio en tu vida!

• Activa tu cuerpo y sus funciones: Al realizar ejercicio durante la mañana, ayudas a acelerar tu metabolismo y a que los órganos funcionen adecuadamente durante todo el día, ya que aumenta el aporte de oxígeno, nutrientes y defensas a todo el cuerpo.

• Te relaja al evitar aglomeraciones: Los lugares para hacer ejercicio (gimnasios, parques, pistas, etcétera) son menos frecuentados por la gente durante las horas tempranas. Además de los beneficios anteriores, es mejor acudir en estas horas para evitar hacer filas o esperar a que se desocupen los espacios.

Si ya te animaste, sigue estos consejos para ejercitarte temprano:

Motívate: Sólo es cuestión de motivarte un poco para acostumbrar a tu cuerpo a activarse temprano. Piensa en todo lo que hará que valga la pena adquirir esta disciplina. ¡Ánimo!

Paso a paso, minuto a minuto: Empieza poniendo el despertador 10 minutos antes para empezar con una rutina de 10 minutos de ejercicio. Conforme te vayas acostumbrando, aumenta el tiempo poco a poco. Acuéstate un poco más temprano, para compensar.

Cumple la meta: Lo ideal es que puedas realizar, por lo menos, 30 minutos 3 veces a la semana. ¿Qué te parecería alcanzar esta rutina en tu tercera semana? ¡Verás que te será más fácil que al principio!

Llénate de energía: Arranca con una sesión de cardio (correr, bailar, saltar la cuerda) para que tu organismo se despierte y acelere más rápido. Después sigue con otra rutina anaeróbica (pesas o resistencia, por ejemplo).

Son muchos los beneficios de realizar ejercicio por la mañana. Si te animas, comprobarás tú mismo que ¡a quien madruga, Dios le ayuda!

Comments

comments

No hay comentarios