Barca sin remos

Barca sin remos

225
0
Compartir

Por: Jaime Castillo Copado

Las perversiones del Sistema

Vaya que se debe tener valor para salir a la calle y gritar a los cuatro vientos que va uno en contra de lo establecido y poner bandera de luchar en contra del Sistema; cualquier cosa que entendamos por eso que en México denominamos como El Sistema.

Me tocó cubrir como reportero la época en que Emilio González Márquez, en aquel entonces candidato a gobernador por el estado de Jalisco, “derrotó” en las urnas al priista Arturo Zamora Jiménez, quien se enfilaba según todas las encuestas como candidato ganador.

Gobernaba desde la presidencia de la República el panista Vicente Fox Quesada cuando en pleno epílogo de la campaña, la Procuraduría General de la República reveló que de acuerdo con reportes de la DEA, Zamora Jiménez tenía presuntos vínculos con el narco.

En pleno ejercicio de campaña y al más puro estilo del narco, aparecieron mantas (colgando consignas a la vista de todos en el exterior de las fincas de Zamora Jiménez) en donde se daba cuenta de supuestos procesos de investigación en contra del candidato priista por supuestos vínculos con el crimen organizado.

Todo esto aconteció, como le digo, en plena campaña a la gubernatura del estado a mediados del año 2006, cuando “el Sistema” operó para que González Márquez asumiera el cargo como gobernador un 1 de marzo del 2007.

Este dato viene a colación por la artera forma en que se ha venido atacando al equipo de Enrique Alfaro Ramírez, hoy día presidente municipal de Guadalajara, por su supuesta relación con el supuesto empresario Sergio Kurt Smith Sandoval, de quien supuestamente operaba negocios a favor del crimen organizado, un tipo de quien se dice tenía vínculos con toda la clase política de Jalisco que ahora se deslinda siquiera de conocerlo.

Para quienes conocen la historia en que se manejan los medios de comunicación y los partidos políticos tradicionales, no cabe la menor duda de que este tema se ha venido orquestando maquiavélicamente para dirigir todas las sospechas hacia el grupo que lidera en las encuestas de cara a las siguientes campañas políticas.

Las filtraciones de informes que hacen parecer y aparecer vínculos sólo entre el grupo político de Enrique Alfaro es por demás sospechoso y ruin, toda vez que desde la captura del supuesto operador ha habido una serie de inconsistencias informativas que hacen pensar un manejo tendencioso de este asunto.

No hace falta ser muy docto en asuntos de investigación para saber que el Gobierno Federal eligió cuándo y cómo detener a este individuo, que se paseaba por todos lados como Juan por su casa; ni muy ducho para saber que a Enrique Alfaro se le querrá impedir a toda costa que alcance la gubernatura.

Y vaya que por el bien de la política de Jalisco y la consolidación de la democracia en este país hace bien en no ablandarse Alfaro Ramírez, porque de tropelías y guerra sucia en las campañas políticas ya los mexicanos hemos tenido suficiente.

Y si no que le pregunten a Andrés Manuel López Obrador, el “presidente legítimo”.

Comments

comments

No hay comentarios