Aumentan muertes viales por mariguana

    113
    0
    Compartir

    El número de accidentes de coche mortales en los que estaba implicada la mariguana aumentó en más del doble después de que el estado de Washington legalizara la venta de la droga, según un estudio.

    La mariguana empezó a ser legal en Washington en diciembre de 2012 y entre 2013 y 2014, el porcentaje de conductores en Washington implicados en accidentes de coche mortales después de consumir cannabis aumentó del 8 por ciento al 17 por ciento, según el estudio de la Fundación para la Seguridad en Tráfico de la Asociación Automovilística Estadounidense (AAA, por sus siglas en inglés).

    En 2014 sólo, 1 de cada 6 conductores implicados en un accidente mortal había consumido recientemente la droga.

    “El aumento significativo en los accidentes letales en los que se ha consumido marihuana es alarmante”, señaló Peter Kissinger, presidente de la AAA, en un comunicado de prensa.

    “Washington sirve como un estudio que alerta a los demás estados lo que podrían experimentar con respecto a la seguridad en las carreteras después de legalizar la droga”, añadió.

    Al menos 20 estados están considerando en la actualidad la legalización de la mariguana, dijeron los investigadores.

    Washington, Alaska, Colorado, Oregón y Washington, D.C., ya han legalizado el uso recreativo de la droga.

    La mariguana también ha sido legalizada para un uso terapéutico y medicinal en 20 estados, añadieron los investigadores.

    Independientemente de que la mariguana sea legal o no, nadie debería conducir bajo la influencia de la droga, agregaron.

    Pero todavía no está claro exactamente cómo los legisladores deberían abordar el tema. Un problema es que los efectos del cannabis varían de una persona a otra.

    Esto hace que el desarrollo de directrices consistentes y justas sobre los límites legales de seguridad sea muy difícil.

    Para controlar los efectos por la droga, algunos estados han establecido límites legales de consumo. Estas normas especifican el nivel más alto de THC (el componente principal de la mariguana) activo que los conductores pueden tener legalmente en su sistema, conforme a lo que publica The New York Times.

    El THC activo en el torrente sanguíneo por lo general sugiere que alguien consumió mariguana hace poco, además afecta a la mente y puede alterar la capacidad de una persona de conducir de forma segura.

    Montana y el estado de Washington implementaron un límite legal para la mariguana de 5 nanogramos por mililitro (ng/ml).

    En Colorado, una concentración sanguínea de al menos 5 ng/ml significa que es probable que alguien estuviera conduciendo bajo la influencia de la droga.

    Por otra parte, en Nevada y Ohio se puso el límite en 2 ng/ml. El límite legal en Pensilvania está por debajo de 1 ng/ml.

    Doce estados tienen límites legales estrictos que prohíben la presencia de cualquier nivel de cannabis en la sangre del conductor.

    De promedio, se requiere más de 2 horas para extraer sangre a un conductor desde que se presenta una orden judicial, y se debe llevar a la persona a un laboratorio para hacerle las pruebas.

    “Tanto los legisladores como el público tienen, de forma comprensible, un gran deseo de crear límites legales para la discapacidad por mariguana, del mismo modo que hacemos con el alcohol”, explicó Marshall Doney, presidente y director ejecutivo de la AAA.

    “En el caso de la mariguana, este método contiene errores y no está respaldado por la investigación científica.

    “Simplemente no es posible hoy en día determinar si un conductor está en malas condiciones para conducir solamente por la cantidad de droga que haya en su cuerpo”, añadió Doney.

    Más que confiar en los límites del THC en la sangre, la AAA aconseja a los estados que usen un método doble para legislar los casos de conductores afectados por la droga.

    Este método incluiría: una prueba positiva de uso reciente de mariguana y señales conductuales o psicológicas de que un conductor está en malas condiciones para conducir.

    Los investigadores indicaron que este método se centraría en gran medida en los programas de entrenamiento de la Policía que ayuden a los agentes a reconocer cuándo un conductor está afectado por la droga.

    FUENTE:REFORMA

    Comments

    comments

    No hay comentarios