Así se supera un despido

Así se supera un despido

108
0
Compartir

Te acaban de despedir y quisieras meter la cabeza en un hoyo y no salir jamás. Piensas y sientes muchas cosas, que esto no te está pasando, que cómo es que se atrevieron a hacerte esto, que si tan sólo pudieras hacer algo para regresar las cosas a cómo estaban. Que tienes ganas de rendirte porque imaginas que lo perderás todo. Estos sentimientos vienen a oleadas, a veces unos primero que otros o a veces todos juntos. Son los sentimientos que vienen después de una pérdida como ésta. Pero la buena noticia es que conforme va pasando el tiempo estas sensaciones irán disminuyendo y podrás recuperar de nuevo el equilibrio.

“Es normal sentirse rechazado y emocionalmente herido, puedes experimentar una mezcla de sensaciones que pueden ser confusos y abrumadores”, explica la Universidad de Washing-ton en un manual para enfrentar este suceso en la vida laboral.

Seguro traes el apetito y el sueño alterado. Pero justo la primera recomendación es que comas y duermas bien. Antes quizá podrías malpasarte porque estabas bien y podías atravesar estos malos hábitos sin sufrir mayor daño pero ahora que estás vulnerable necesitas cuidar tu salud. “Come productos de buena calidad porque eso te mantiene con energías y tu tono emocional se mantiene de eso. El sueño se afecta también pero hay remedios”, explica Ana Estrada, directora de Brújula Interior.

Ahora, rodéate de personas positivas. Aquí no cabe ver a aquel amigo que te cuenta historias de terror sobre su primo que lleva cuatro años sin conseguir trabajo porque tiene 40 años. “Si tienes que ver a esas personas para avisarles que no tienes trabajo y para que te ayuden a conseguirlo, los ves una vez y te alejas, porque son las personas que más van a afectar tu tono emocional porque son pesimistas y el tono emocional se contagia”, explica Ana. Si te juntas con personas positivas, podrás mejorar tu ánimo para que lo que no está bajo tu control no te cause tanta ansiedad.

¿Hacia dónde vas?

Este es un momento difícil, pero es también una oportunidad de reflexión sobre tus metas, qué tanto has estado alcanzándolas y a dónde quieres llegar, aseguran los especialistas.

Muchas veces el despido abre otras puertas como la de ser emprendedor o la de cambiar de giro como habías estado deseando durante años. Así que utiliza este tiempo para plantearte todas estas preguntas y para regresar al camino tu carrera laboral. ¿Qué es lo que vas a buscar a partir de ahora y qué es lo que estás dispuesto a aceptar?

“No hay que sentirse avergonzado por lo que haya sucedido. Hay que pensarlo como un tropiezo más y dar tiempo para superarlo. Muchas veces no es culpa del trabajador, sino se da por un recorte, o porque ya no le pueden dar el sueldo que tiene, o porque no quieren que genere antigüedad”, explica Ana Williams, faculty de la American Management Association México.

Revisa bien

Es un momento muy difícil cuando hay que revisar tu liquidación y el finiquito que la empresa tiene que darte pero es muy importante que trates de despejarte y revisarlo lo más claro posible porque si no quedas conforme es algo que también va a pegarte en el ánimo.

“La persona tiene que quedar conforme con lo que se le va a dar. Difícilmente le van a dar lo que le corresponde pero es importante que cuando confronte esta circunstancia lo haga bien porque después se empieza a tener remordimientos y enojo contra sí mismo”, explica la especialista de la AMA.

¿Por qué? Porque cuando llegues a casa y lo platiques con tu familia, cabe la posibilidad de que ellos, como están viendo la situación de fuera, vean que no recibiste lo que deberías, comiencen a tomar parte y a preguntarte por qué no lo hiciste mejor, lo cual, no hará otra cosa que hacerte sentir peor.

Actividad

Las reacciones entre una persona y otra ante esta situación son completamente distintas pero lo que sí hay que procurar es mantenerse activo. Buscar hacer actividad física; si se está listo para buscar trabajo no dejar de hacerlo; si se tiene alguna actividad de hobby no abandonarla a pesar de no tener trabajo.

Un día a la vez, las cosas irán mejorando, tenlo por seguro. Date el tiempo para revisar tu currículum de nuevo, pídele a alguien que te lo revise, busca a los colegas con los que has trabajado y cuéntales que estás buscando empleo, ellos te ayudarán a encontrar uno nuevo.

“Ya la lloraste, ahora ponte una disciplina y una meta muy clara. Diario establécete metas como mandar cierto número de hojas de vida; para la siguiente semana conseguir tres entrevistas de trabajo. Trata de cuantificar para que en la medida en la que lo vas logrando te sientas mejor”, explica la coach de la AMA.

Y justo aquí cobra importancia el que te rodees de gente positiva. Éste es un punto muy importante porque, por desgracia, no sabes cuánto tiempo va a durar este proceso de búsqueda que va a venir en unos días y el ánimo es algo que tienes que cuidar. “No te preocupes si durante enero nadie te contesta los correos, es normal”, explica Estrada.

¿Qué hacer durante este tiempo?

Puedes aceptar una asignación temporal de cualquier cosa: sí, de cualquier cosa. El solo hecho de salir de tu casa y tener una rutina va a ayudar a tu ánimo. Por supuesto, tienes que saber que lo haces precisamente para tener una rutina, emplearte en algo y quizá también aprender cosas nuevas, pero no para quedarte para siempre ahí.

Antes de hacerlo ya tuviste que plantearte este rumbo laboral y empezar a transitar hacia él buscando entrevistas, reuniéndote con tus contactos, subiendo tu CV a sitios de búsqueda. “Alguien que no tiene estrategia y toma una asignación temporal sí se puede deprimir porque va a pegarle directamente en la identidad laboral. Se va a sentir sin rumbo”, explica Ana Estrada. Tienes que saber qué es lo que estás haciendo y dónde estás parado.

Aprovecha este tiempo para tomar talleres o cursos, ya sea que sean de tu especialidad o no, van a ayudarte, porque ya sea que te den currículum o no, te van a ayudar a mantener un ánimo positivo. También puedes hacer trabajo voluntario, lo cual va a ayudarte no sólo a mantener un buen ánimo sino que hoy cuenta para tu currículum, porque ya es un activo que hoy las empresas toman en cuenta.

Comments

comments

No hay comentarios