Aristóteles-Alfaro y Federación: Sin agendas comunes

Aristóteles-Alfaro y Federación: Sin agendas comunes

131
0
Compartir

Por: José Ángel Gutiérrez

En rubros vitales para el sano desarrollo de Jalisco y el aprovechamiento de las oportunidades que se le ponen enfrente, simplemente las agendas estatal y federal no terminan por coincidir.

Lo urgente se sigue dejando de lado, porque siguen faltando los acuerdos o porque, de repente, saltan quienes prefieren oponerse a lo que no conocen o simplemente no quieren.

Un ejemplo de ello, el abasto de agua tanto para la Zona Metropolitana de Guadalajara como para otras ciudades medias, que desde hace ya casi 30 años se ha venido posponiendo por eso, por falta de acuerdos.

En reciente reunión con el Consejo del Observatorio Ciudadano para la Gestión Integral del Agua, el Presidente Municipal de Guadalajara, Enrique Alfaro, anunció su lucha contra el proyecto de la Presa El Zapotillo y señaló que es inadmisible que el Gobierno federal haga caso omiso a la demanda de que el embalse aporte agua para los jaliscienses y no para Guanajuato.

“Queremos resolver el agua para la ciudad, pero no estamos de acuerdo en el engaño que ha sido esta presa y todo el proyecto en torno a ella, yo ya personalmente le expresé mi opinión al gobernador (Aristóteles Sandoval), y tenemos que hacer un frente común en ese sentido (…) lo que hay que hacer es entrarle juntos y no tenerle miedo al gobierno federal, levantar la voz y defender a la ciudad”, dijo.

La postura de Alfaro se suma de alguna manera a lo manifestado en abril de 2014 por el Gobernador Aristóteles Sandoval, quien aseguró que su gobierno no permitiría abusos de parte de otros Estados.

“Manifiesto con mucha claridad y determinación: en nuestro gobierno vamos a defender que el agua sea para los jaliscienses, que no haya abusos ni excesos por parte de otros Estados”, refirió el mandatario estatal.

Posicionamientos uno y otro encomiables, pero que no dejan de preocupar pues la experiencia de décadas nos ha demostrado que justo por oponernos a múltiples proyectos, en Jalisco no ha pasado nada.

El Zapotillo sigue empantanado en lo jurídico, mientras que en lo social, persiste un conflicto para cuya eventual solución se invitó a una agencia de la ONU, sin avance aparente.

Y mientras todo se discute y no hay acuerdos entre Estado y Federación, a la Zona Metropolitana no llega más agua, salvo la que se ha logrado recuperar –casi como premio de consolación- vía restauración de pozos.

Urgen acuerdos y sobre todo, aprovechar las posibilidades que ya existen para verdaderamente traer agua a la ciudad.
En días pasados la Comisión Nacional del Agua (Conagua), otorgó una concesión para utilizar el líquido del Río Verde de 5.6 metros cúbicos por segundo, que equivale al 60 por ciento de agua que dispone ahora el Sistema Intermunicipal de Agua Potable y Alcantarillado (Siapa), para dotar a Guadalajara. Es importante aprovechar dicha concesión, pues con ello se estaría garantizando el suministro sin depender del Lago de Chapala.

Esas concesiones solo se logran cuando está demostrado con estudios, que la disponibilidad es la adecuada.
La mesa está servida. O se aprovecha la oportunidad, buscando acuerdos entre todas las partes o, como en otras ocasiones, seguimos discutiendo.

Si en su momento se decidió destinar parte del agua del Río Verde a Guanajuato, fue por dos factores: la urgente necesidad de esa ciudad y que en Jalisco, pese a tener una concesión previa, se prefirió la discusión por encima de la acción. Mucho ruido y nada de nueces.

Comments

comments

No hay comentarios