Analgésicos, los medicamentos que más desecha la población

Analgésicos, los medicamentos que más desecha la población

129
0
Compartir

Entre los medicamentos que la gente desecha porque han caducado, los analgésicos ocupan el primer lugar, seguidos por los fármacos para enfermedades cardiovasculares, antibióticos y la metformina (para la diabetes).

En 2015, el Sistema Nacional de Gestión de Residuos de Envases y Medicamentos (Singrem), recogió casi 480 toneladas de sustancias caducas en los cuatro mil 500 contenedores que tiene en todo el país, y en otros centros de recolección.

José Antonio Aedo, director general de dicha organización civil, señaló que de las 20 sustancias activas que más se entregan, el paracetamol, que es un analgésico, ocupó la primera posición.

“Los analgésicos no necesariamente son tratamientos completos, son medicamentos para situaciones sintomáticas como dolor de cabeza y de otras partes del cuerpo e inflamación, normalmente se tienen en casa, susceptibles para que en un momento dado al llegar la fecha de caducidad se tiren”, indicó.

Señaló que en los cinco años de vida que tiene este programa, la población identifica cada vez más los depósitos que se encuentran en farmacias y unidades médicas, reduciendo así el riesgo que implica tirar estos fármacos a la basura o al drenaje.

Y es que, cuando llegan a los rellenos sanitarios, las sustancias pueden infiltrarse al subsuelo y terminar en lagos y ríos contaminándolos, y lo mismo sucede cuando se arrojan al drenaje.

Además, existe la posibilidad de que cuando están en la basura, otras personas los recuperen y vendan los medicamentos caducos en tianguis, poniendo en riesgo la salud de los mexicanos porque las sustancias han perdido efectividad.

Singrem se encarga de recoger los medicamentos que han sido desechados para destruirlos como lo establece la Ley de Residuos Tóxicos.

“Se queman en los hornos de las cementeras que están a mil 500 grados Centígrados o se destruyen también por calor a través de la incineración directa, siempre buscando que tanto la sustancia activa como el empaque desaparezca completamente y que sea de una forma ambientalmente adecuada”, destacó.

José Antonio Aedo detalló que con el fin de conocer e informar a los laboratorios -que pagan este programa- qué es y dónde se compra lo que se cose desecha, se hace un muestreo con 10 por ciento de lo que se recoge.

De esa forma, se sabe que 53 por ciento de los medicamentos caducos que se reciben son genérico y 47 de marca. Por sectores, 58 por ciento de lo que se obtiene fue comprado en farmacias en el sector privado y 42 viene de hospitales o de farmacias del gobierno.

Mencionó que la meta para 2016 es ampliar este programa que actualmente opera en 26 entidades del país a otros estados, y aumentar a seis mil los contenedores instalados.

Para conseguirlo, es necesario que cada vez más laboratorios se involucren en estas labores, pues de acuerdo a legislación, los medicamentos caducos se consideran residuos tóxicos, y corresponde a los laboratorios que los producen desecharlos de manera adecuada.

Comments

comments

No hay comentarios