Al menos 34 muertos en ataques a metro, aeropuerto Bruselas

    163
    0
    Compartir

    Explosiones, al menos una de ellas causada por un suicida, sacudieron el aeropuerto de Bruselas y el metro de la capital belga el martes, provocando el cierre de la ciudad y elevando la seguridad en toda Europa. Al menos 26 personas habrían fallecido.

    Un portavoz del metro de Bruselas dijo que 15 personas fallecieron y al menos 55 resultaron heridas en la explosión registrada en un tren y medios belgas informaron de al menos 11 muertos en dos explosiones en el aeropuerto, que causaron varios heridos más. En un inicio se reportaron 13 fallecidos, pero la ministra de salud Maggie de Block confirmó que eran 11 los muertos, además de 81 heridos.

    “Lo que temíamos ha sucedido”, dijo el primer ministro belga Charles Michel a los periodistas. “En estos momentos de tragedia, en este momento negro para nuestro país, hago un llamado a todos a permanecer en calma y también a demostrar solidaridad”.

    Bélgica elevó su nivel de alerta a grado más alto, desvió trenes y autobuses con destino a la ciudad y ordenó a la población que se quedara dónde estaba. Los aeropuertos de toda Europa reforzaron de inmediato su seguridad.

    “Estamos en guerra”, dijo el primer ministro de Francia, Manuel Valls, tras una reunión de urgencia convocada por el presidente francés, François Hollande. “En los últimos meses Europa ha sido objeto de actos de guerra”.

    Responsables de seguridad en Europa llevaban semanas preparadas para un gran ataque, y advirtieron que el grupo extremista Estado Islámico estaba preparándose para actuar. La detención el viernes de un sospechoso clave en los ataques del pasado noviembre en París, que dejaron 130 muertos, elevó esos temores, mientras los investigadores reconocían que hay más gente implicada en la trama de la que en un principio se creyó y que algunos siguen huidos.

    Ningún grupo reclamó de inmediato la autoría de los atentados del martes y el primer ministro dijo que por el momento no había pruebas que vinculen al detenido, Salah Abdeslam, con los incidentes. Tras su arresto el viernes, Abdeslam dijo a las autoridades que había creado una nueva célula y que estaba planeando nuevos atentados.

    Medios belgas dijeron que 13 personas fallecieron en el aeropuerto, donde las dos explosiones mancharon de sangre la terminal de saludas y provocaron la caída de parte del techo. Los estallidos tuvieron lugar en plena hora punta de la mañana. Podía verse humo saliendo de las instalaciones.

    Anthony Deloos, que trabaja en el aeropuerto para Swissport, que gestiona los servicios de facturación y equipajes, dijo que la primera explosión se había producido cerca de los mostradores de la aerolínea donde los pasajeros pagan por el exceso de equipaje. La segunda detonación golpeó una cafetería Starbucks de la terminal, dijeron Deloos y un compañero.

    “Oímos una gran explosión. Es como cuando uno está en una fiesta y de pronto no oye, como por un fuerte ruido”, explicó Deloos, añadiendo que un compañero le había dicho que corriera mientras trozos de papel flotaban por el aire.

    “Salté en una salida de equipaje para estar seguro”, dijo.

    Tom de Doncker, de 21 años y que trabajaba como becario de facturación, estaba cerca del lugar de la segunda detonación.

    “Vi a un soldado sacando un cuerpo”, dijo. “Me sentí como si también me hubiera llevado un golpe” por la onda expansiva de la explosión.

    Zach Mouzoun, que llegó en un vuelo de Ginebra unos 10 minutos antes de la primera detonación, dijo a la televisora BFM que la segunda explosión, más fuerte, derribó trozos del techo y rompió tuberías, mezclando el agua con la sangre de las víctimas.

    “Fue atroz. Los techos se cayeron”, dijo. “Había sangre por todas partes, gente herida, maletas por todas partes”.

    Comments

    comments

    No hay comentarios