Agotamiento por calor

Agotamiento por calor

91
0
Compartir

Los llamados “calambres” musculares en piernas y abdomen, acompañados por sudoraciones profusas, cansancio y sed durante la primavera y el verano, podrían poner de manifiesto la fase inicial de un agotamiento por calor, mismo que de no tratarse con un especialista, podría derivar en insolación, shock e, incluso, daño cerebral y muerte.

Niños y adultos mayores, sobre todo si no están habituados a las altas temperaturas y no tienen una hidratación adecuada, además de quienes sufren una enfermedad crónico-degenerativa, son más vulnerables a sufrir daños en el sistema nervioso a causa de una exposición prolongada a los rayos solares.

El director de la Unidad de Medicina Familiar no. 49 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Jalisco, José Luis López Macías, dijo que el agotamiento por calor sin tratamiento médico evoluciona a dolores de cabeza, náuseas y vómitos, orina turbia, piel húmeda y fría.

En una siguiente fase, más riesgosa, afirmó, el cuerpo de la persona pierde la capacidad de regular su propia temperatura, presentándose una fiebre mayor a 40°C, cambio de tonalidad en la piel (se vuelve rojiza), respiración rápida y poco profunda, así como cambios en el comportamiento, confusión, pérdida de conocimiento y convulsiones, las cuales podrían dejar secuelas permanentes.

El experto recomendó a la población acudir inmediatamente a consulta médica ante un cuadro clínico inicial de agotamiento por calor, evitando tanto los tratamientos caseros como la automedicación, porque ambas alternativas pueden tener consecuencias fatales para el paciente.

Destacó la importancia de la prevención de daños a la salud por efectos de la radiación solar mediante hábitos muy sencillos, tales como usar ropas sueltas, ligeras y de color en esta temporada, hidratarse adecuadamente, resguardarse bajo la sombra tanto como sea posible y evitar el ejercicio al aire libre en horarios de mayor temperatura ambiental (entre las 11:00 y las 16:00 horas).

Recomendó tener más precauciones al momento de abordar un automóvil, debido a que estos suelen sobrecalentarse. Lo mejor es permitir que el vehículo se ventile y disminuya su temperatura antes de ser utilizado y que niños y adultos mayores no permanezcan demasiado tiempo en el auto, así sea con las ventanillas abiertas.

Comments

comments

No hay comentarios