9 tips para que no sufras con la declaración anual

9 tips para que no sufras con la declaración anual

351
0
Compartir

Como cada año, los mexicanos que tenemos negocios o quienes tuvieron ingresos por salarios superiores a 400,000 pesos en 2015 debemos presentar la declaración anual de impuestos.

Es un tiempo pesado para todos. En esas fechas no duermen los contadores trabajando en tener la información a tiempo. Después le toca sufrir al empresario cuando le entregan su declaración anual de impuestos, si es que no fue disciplinado con el manejo de su administración durante el año.

Muchas de las problemáticas que ven los contadores en estos meses son repetitivos entre sus clientes. Voy a mencionar algunas para que trates de no estar en uno o más de estos casos, y así agilices la presentación, tal vez tu devolución de impuestos y seas eficiente en el pago de tus impuestos.

Situaciones típicas

No hay facturas de todos los gastos
“¿Por qué tengo que pagar tantos impuestos si no me quedó casi nada de dinero el año pasado?”
Hay varias razones: pudo haber faltado pedir la factura de un gasto fuerte. Un ejemplo típico es el CFDI de compra de un automóvil nuevo con el IVA desglosado para que éste sea deducible y pueda acreditarse y tramitarse la devolución del IVA.

La marca de los 2,000
Para que un gasto o inversión sea deducible y acreditable, el pago debe hacerse a través de transferencia bancaria, tarjeta de crédito o débito o con cheque nominativo con la leyenda “Para abono en cuenta del beneficiario”.

Únicamente serán deducibles los gastos pagados en efectivo hasta por un monto de 2,000 pesos, con excepción de la gasolina, que para ser deducible debe ser pagada con un medio electrónico o con cheque.

La caja chica puede ocasionar problemas grandes
Ocurre especialmente en las llamadas “cajas chicas” de las empresas, en donde se dispone de efectivo para pagar gastos menores de oficina y de transporte y alimentos. Sucede en muchas empresas que es difícil pero muy recomendable fomentar el hábito de contar con el CFDI de todos los gastos, como son: el plomero, el taxi, el transporte público y la torta comprada en la esquina.

¡No quiero sorpresas de último minuto!
“¿Por qué no me avisaste antes?”, es lo primero que escucha el contador cuando presenta la declaración anual a última hora. Los contadores está muy saturados de trabajo durante los meses de marzo y abril, así es que mantén contacto constante para que estés informado del avance de tu declaración anual. Una PTU (pago por la participación de los trabajadores en las utilidades de la empresa) muy alta o un ingreso por inflación no estimado, sin duda pueden sorprenderte de último momento.

No abre el portal del banco o del SAT
Procura que tu presentación de obligaciones tanto en el portal de tu banco como en el del SAT no se hagan al último minuto del último día. Sería una pena que después de haber trabajado tanto, no se presente la declaración anual a tiempo.

Comments

comments

No hay comentarios