5 trucos para ayudar a tu bebé a dormir toda la noche

5 trucos para ayudar a tu bebé a dormir toda la noche

112
0
Compartir

Sé que se supone que al principio los bebés se despierten a menudo para que les demos de comer, pero ¿cómo puedo hacer para que empiece a dormir más cuando crezca?

Cada bebé es diferente, aunque hay maneras de aumentar las probabilidades de que duermas toda la noche. Consigue que tanto tú como tu bebé puedan tener un descanso reparador con estos tips.

Arregla el desorden
Asegúrate de amamantarlo en la misma habitación donde duerme. Mantén el área libre de juguetes y otros objetos con los que pueda distraerse. “Las distracciones en la habitación puede confundir a tu bebé”, dice Conner Herman, coautor de The Dream Sleeper: A Three-Part Plan for Getting Your Baby to Love Sleep. “Se preguntarán ‘¿es hora de jugar o de dormir?’”. Arreglar el espacio ayudará a tu bebé a asociar la habitación con el sueño y el resto de las habitaciones con el juego.

Empieza a separarte
Aunque vaya en contra de tus instintos, Kira Ryan, coautor de Herman y socio de negocios, recomienda poner a los bebés en su propia habitación, al menos una siesta al día, desde que nacen. “Esto hará que se aclimaten, así que cuando sea hora de que duerman en su propia habitación, no será un cambio drástico”. Una siesta a solas al día también le enseña a tu hijo a ser independiente; estas separaciones pueden ser duras, pero son saludables y necesarias. Aunque el bebé duerma en tu habitación, Herman recomienda poner algún tipo de división. “Si el bebé se despierta en medio de la noche y te ve, es fácil para él depender de ti para volver a dormir”. Estarás feliz cuando el bebé pueda volver a dormir sin tu ayuda.

Mantente fresco
Los bebés duermen mejor cuando la temperatura es consistente y agradable. “La mayoría de las mamás tiende a mantener la habitación demasiado tibia”, dice Ryan. Trata de conseguir que la temperatura oscile entre 68 y 72 grados. Poner la cuna en el lugar adecuado también es vital. “Escoge un lugar en el que la cuna no reciba todo el aire acondicionado o la brisa”, dice Herman. Los cambios drásticos de temperatura pueden alterar y molestar al bebé. Además, es importante mantener la cuna lejos de las ventanas para así protegerlos de corrientes de aire y el ruido.

Bájale las luces
Olvídate de las lamparillas de noche; los bebés no suelen temer a la oscuridad hasta al menos los 18 meses. De hecho, elimina todas las luces que puedas, ya que las luces les hacen entender que es de día. “En una escala del uno al cinco, siendo cinco ‘completamente oscuro’, la habitación de tu bebé debería ser un cuatro”, dice Herman. Regálate una hora extra de sueño poniendo cortinas de vinilo detrás de las cortinas decorativas. Además, asegúrate de que en la habitación no haya nada brillante. Un reloj, un monitor de bebé o algún juguete brillante podrían captar la atención de tu bebé y despertarlo, así que cubre estos objetos. Si alimentas a tu bebé durante la noche, coloca un regulador de intensidad de luz para encenderla y apagarla lentamente.

Tranquilízalo con sonidos
Lo que tu bebé escucha (o no) es tan importante como lo que ve o deja de ver. Consigue una máquina de ruidos uniformes para eliminar el sonido exterior u otros sonidos que pudieran distraer a tu bebé, pero no la enciendas muy alto, ya que podrías dañar su sensibilidad auditiva. El bebé empezará a asociar el sonido constante y uniforme con la hora de dormir. Algunas máquinas de sonidos tienen canciones de cuna, el sonido del mar u otras opciones, aunque el sonido blanco también funciona perfectamente, ya que le hará sentirse como si estuviera en la placenta y, de verdad, ¿hay algo más tranquilizante que el recuerdo del útero de tu mamá? Busca una máquina portátil para que puedas reproducir estos sonidos aun estando lejos de casa.

Comments

comments

No hay comentarios