5 razones para no volver a comer pan blanco

5 razones para no volver a comer pan blanco

95
0
Compartir

Todo el mundo come pan blanco: desde el desayuno hasta la cena, se come con unos pocos ingredientes o untables encima o en forma de infinitos sándwiches. Pero la realidad es que se trata de uno de los enemigos principales de una dieta saludable. A continuación, algunas razones para reemplazarlo por el integral.

1.Tiene un mínimo aporte nutricional. Su componente principal es harina blanca enriquecida, a la cual se le quitan todos los nutrientes originales y se los reemplaza por un puñado de vitaminas (de ahí el “enriquecida”). Esta harina está hecha de endoespermo, un componente de las semillas que es básicamente almidón. El pan integral, en cambio, contiene el endoespermo así como el grano y el germen, que están llenos de fibra, proteína, grasas saludables, vitaminas y minerales.

2. Es uno de los responsables del aumento de peso. Una cantidad significativa de estudios han mostrado una correlación entre el hábito de comer grandes cantidades de pan blanco y el aumento de peso.

3. Está repleto de aditivo y conservantes. Por lo general, el pan blanco está lleno de aditivos como mono y diglicéridos, DATEM, peróxido de calcio y sulfato de amonio, que no tienen ningún aporte nutricional. Su única función es la de evitar que el producto se mantenga por más tiempo en la góndola.

4. No tiene gusto a nada. Si somos sinceros con nosotros mismos, el sabor del pan procesado deja mucho que desear. Puede que nos resulte sabroso porque estamos acostumbrados a ingerirlo con una impresionante cantidad de aderezos e ingredientes extra. Pero si hiciéramos lo mismo con el pan integral, tendríamos como resultado un bocadillo mucho más sabroso.

5. Está blanqueado químicamente. La harina utilizada para hacer pan blanco es químicamente blanqueada, al igual que un blanqueador de ropa. Cuando estás comiendo pan blanco, también estás comiendo blanqueador químico residual. Hay muchos agentes blanqueadores utilizados en la su fabricación. Uno de ellos es el óxido de cloruro que, en combinación con cualquier proteína que aún queda en la harina, produce la enfermedad llamada alloxan.

Comments

comments

No hay comentarios