5 mentiras que tu dentista descubrirá al revisar tu boca

5 mentiras que tu dentista descubrirá al revisar tu boca

368
0
Compartir

Si Pinocho fuera al dentista, quizás estaría en muchos problemas, pues una de las cosas menos recomendables es mentirle a estos especialistas. Y es que, aunque lo hagas, es muy probable que ellos terminen descubriendo la verdad al checar tu salud bucal. Por eso, a continuación te compartimos cinco de las falsedades más comunes que las personas solemos decirles.
1. “Casi nunca bebo soda”

Tu dentista se dará cuenta de esta mentira, ya que el sodio de estas bebidas puede desgastar la capa protectora del esmalte que recubre la parte exterior de los dientes, según explicó el doctor en cirugía odontológica, Shawn Adibi, en el sitio de bienestar Everyday Health. Por otro lado, las limonadas o frutas cítricas podrían ocasionar el mismo daño. Así que lo mejor sería tener cuidado con abusar de su consumo.

2. “No fumo”

Es sabido que el tabaco puede manchar los dientes. Aunque, debido a que el color de éstos varía de persona en persona, un dentista podría oler el aroma a cigarro de tu ropa o examinar tus dedos en busca de manchas de nicotina si sospecha que fumas.

Debes tener cuidado con este hábito y ser honesto con tu dentista si lo tienes, pues así él te podría ayudar a detectar a tiempo algunos problemas que puede causar esta adicción en tu boca, como cáncer oral, pérdida de dientes por enfermedades, retraso en el proceso de curación después de extraer un diente o aumento en la acumulación de sarro, de acuerdo con WebMD.

3. “No me muerdo las uñas”

Sin mirar tus manos, un especialista en dientes sería capaz de detectar esta mentira. Y es que esta manía puede causar que los dientes se vuelvan irregulares y causarte dolor y malestar en la mandíbula. Por eso, si tienes estos síntomas, mejor di la verdad. “Las uñas en sí no son las que causan el daño, sino el contacto que se produce entre los dientes de arriba con los de abajo (al cortar la uña)”, comentó el doctor en cirugía odontológica, Kyle Stanley, en la revista de bienestar Prevention.

4. “¿Trastorno alimentario? ¿Yo? ¡Jamás!”

Muchos pacientes podrían sorprenderse cuando sus dentistas le preguntan acerca de sus trastornos alimentarios. Pero resulta que, por ejemplo, los bulímicos podrían tener un desgaste muy peculiar en sus dientes que los especialistas serían capaces de identificar fácilmente.

“Esta erosión ocurre en el lado de la lengua donde están los dientes delanteros y puede contribuir al aumento de las caries”, dijo el doctor en cirugía odontológica, David Silverstrom, en el sitio anteriormente mencionado.

5. “No tengo ninguna enfermedad de la que deba enterarse”

Ten cuidado con esta información, pues si es falsa podrías poner en riesgo tu salud. Hay una buena razón por la que los dentistas preguntan por tu salud física en general. Y no es que sean entrometidos, solamente desean tener una idea completa sobre tu condición para saber si deberían tomar medidas especiales al curar tus dientes, como no darte ciertos medicamentos o aplicarte algunas anestesias, de acuerdo con una nota de la dentista cosmética, Kimberly Dyoco, publicada en el sitio de bienestar Health Nut News.

Como ves, parece que ser honesto y sincero sobre todo lo que tu dentista te pregunte es lo mejor que puedes hacer por tu salud bucal. Además, recuerda que estos especialistas podrían ser mejores que Sherlock Holmes para encontrar la verdad.

Comments

comments

No hay comentarios