Inicio ESTILO DE VIDA 5 cosas que las mujeres godín odiamos de que los niños estén...

5 cosas que las mujeres godín odiamos de que los niños estén de vacaciones

0
Compartir

Llegó el final de julio, el principio de agosto y con ellos las vacaciones de verano que, aunque para muchos les sirve para salir de vacaciones y relajarse, para otros se convierte en un infierno. ¿La razón? Los niños y la constante pregunta de cómo hacerle para mantenerlos ocupados.

Y ya que esto para muchos papás resulta ser imposible, los demás –que no tenemos hijos- tenemos que soportar el hecho de que haya niños por todos lados. A continuación te numeramos ciertas situaciones que tal vez te puedas sentir identificado.

1. Vas tarde, el metro está atascado y no puedes entrar porque va un niño y te dicen que “se puede ahogar”.

Es cierto, los niños hacen que no ocupes ese mini espacio en el vagón y que tengas que esperar 10 minutos –mínimo- para poder colarte y meter tu bolsa entre las piernas y llegar a tu trabajo.

2. Mientras estás a la espera de la fila eterna para que llegue el metro, microbús, metrobús, etc., los niños gritan, patalean, se meten entre tus piernas y no dejan de hablar.

Al final del día, cuando estás más harta de tu rutina laboral, lo único que quieres es ir escuchando música y llegar rápido. Pero ya que eso es imposible en la CDMX, al menos quieres algo de paz y lo menos que estás para aguantar son esos gritos incontrolables y ver a las mamás NO decirle nada a sus escuincles.

3. Tus compañeros de trabajo llevan a sus hijos a la oficina.

Se supone que la oficina es para TRABAJAR, no para que las personas traigan a los niños y se pongan a jugar con ellos en la oficina. Obviamente cuando tu compañero llega y te presenta a su hijo le sonríes, le haces unas cuantas preguntas y dices “¡Qué bonito está!” o “Se parece mucho a ti”, al segundo que se van lo único que piensas es: “Esto no es una guardería”.

4. Es fin de semana, estás libre, pero llega toda tu familia y te deja a tus sobrinos para que los cuides.

Cualquier mujer que tenga hermanos o primos mayores sufre de este mal. Aunque amas a tus sobrinos tampoco quieres cambiar pañales y jugar futbol con ellos todo el día en tus días de descanso. Mucho menos ponerte a ver caricaturas cuando en tus tiempos eran sólo Los Picapiedra y Supersónicos.

5. Como en cualquier época vacacional, las visitas a museos o al cine es perfecto porque hay menos gente en la ciudad.

Sin embargo esto ya no es tan divertido cuando estás en la sala del cine, esperando a que inicie la película, y no dejas de escuchar a los niños gritando o jugando mientras los papás están pegados a su celular, comiendo sus nachos o sus palomitas. Lo mismo pasa en los museos, que hasta ahora, no entiendes por qué los papás llevan a sus hijos a ver las esculturas extrañas de Anish Kapoor.

Comments

comments