4 razones por las que seguro te echarán del trabajo

4 razones por las que seguro te echarán del trabajo

52
0
Compartir

No importa cuánto tiempo lleves trabajando para una empresa ni si eres un excelente empleado. La confianza es más fácil de perder que ganar.

Por ello, si adoptas hábitos menos que deseables, puedes hacer mucho daño a tu reputación como trabajador.

A continuación te presentamos cuatro de esos malos hábitos que debes evitar si no quieres que te despidan del trabajo, de acuerdo con el sitio The Muse, especializado en Recursos Humanos.

1. Prometes… y no cumples
Cuando tu jefe y tu equipo de trabajo se den cuenta de que no puedes cumplir lo que prometes, tendrás un gran problema. Si ellos ya no pueden confiar en ti, puedes comenzar a olvidarte de tener mayores responsabilidades, ascensos o un mejor sueldo.

2. No contestas las llamadas o los mails
Suele suceder. A veces se crean largas cadenas de mails que parecen engorrosas. En otras ocasiones borramos correos sin querer y en muchas más tenemos otras prioridades, por lo que olvidamos contestar ciertas conversaciones.

El problema es cuando esto se vuelve un hábito. Será entonces cuando tu jefe cuestione las razones de tu comportamiento y si en verdad puede encargarte asuntos importantes porque -seamos honestos- si no puedes atender los correos o las llamadas a tiempo, no podrás con otras responsabilidades.

3. No reconoces la urgencia
Una vez que tu jefe necesita algo, pero por alguna razón no lo atiendes o no tomas importancia a la urgencia detrás de ello, te encontrarás en un serio problema. ¿Por qué hacerlo hasta después o de otra forma?, ¿no sería mejor consultarlo, quizás?

Comenta con él o con el equipo las necesidades urgentes y pon manos a la obra.

4. No te informas
A veces, por temor a cometer una equivocación o parecer “tonto”, las cosas salen peor. Por no preguntar y entonces asumir algo que no es, puedes terminar haciendo algo como en realidad no se pretendía. ¿Y qué sucede entonces? No es lo que se esperaba y todo termina mal.

Cuando sucede algo así, fuerzas a tu jefe a entrar en una situación que no esperaba y de la cual no conoce mucho –o nada–, lo cual le complicará las cosas.

Cada que esto suceda, tu jefe confiará menos en ti.

Cuando haces las preguntas correctas, informas a tu jefe de lo que pasa y te haces responsable de tu trabajo, le pruebas que en verdad puede confiar en ti en todo momento. Así que antes de que lo notes, más oportunidades llegarán a ti, de lo contrario, puedes decirle adiós a tu trabajo.

Comments

comments

No hay comentarios