4 cosas que “aprendes” del amor, tras un divorcio

4 cosas que “aprendes” del amor, tras un divorcio

98
0
Compartir

En México cada vez se reducen los matrimonios, mientras que las separaciones aumentan. De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), de 2000 a 2011 el porcentaje de divorcios aumentó 74.3%.

La disolución de este vínculo es un proceso doloroso y difícil de superar porque la violencia, infidelidad, incompatibilidad, celos y problemas económicos son las causas más comunes que llevan a esa determinación, pero hay cosas que puedes aprender del amor después de un divorcio.

El amor todo lo puede

Angélica Pérez, doctora en Filosofía de la Universidad de Navarra España, explica que cuando una pareja se divorcia acaba el tiempo de a dos y el trauma puede tener diferentes intensidades de acuerdo con la personalidad de cada uno, pero superarlo es una muestra de amor. Conoce algunas lecciones.

1. Perdón. Es uno de los aprendizajes difícil de lograr; el tiempo y la madurez podrían ayudar a lograrlo de manera sincera, a pesar de que hay hechos que consideres que no deberías perdonar y sientas coraje cada vez que lo recuerdes.

Perdonar a quien te dañó trae beneficios físicos y emocionales, según lo constatan investigadores de Duke University Medical Center. En su investigación notaron que aquellos con disposición para perdonar registraron niveles de dolor más bajos, de esta manera establecieron el vínculo entre el perdón y una vida sin sufrimiento.

Robert Enright, psicólogo en la Universidad de Wisconsin, explica que el perdón es abandonar el dolor de lo que ocurrió y hace ver que sé es más fuerte de lo que pensaba, de levantarse y afrontar de otro modo el problema.

2. Respeto. La determinación de la separación es una decisión que merece respeto e implicará esfuerzos para evitar toda clase de desacuerdos y malas interpretaciones para terminar lo más sanamente posible y no continuar fisurando la relación.

El respeto mutuo permitirá entender mejor la situación; tomar decisiones acertadas sin coartar la libertad de cada uno y rehacer la vida, explica María Teresa Vega, profesora titular de la Facultad de Psicología de la Universidad de Salamanca en España.

3. Amor propio. Dice una frase muy conocida que “no podemos dar lo que no tenemos”, por ello, cuando carecemos de amor verdadero es difícil ofrecerlo a los demás. Uno de los resultados de la falta de amor propio es la incapacidad de poder relacionarte profundamente con tu pareja, un detonante para el divorcio.

La autoestima se relaciona con una mejor salud, menores niveles de depresión y mayor éxito, por ello es importante mantenerla para hacer frente a los problemas de la vida, explica Ulrich Orth, investigador de la Universidad de California en Davis, Estados Unidos.

El amor propio es un motivador para seguir adelante; es un sentimiento positivo que ayuda a tener confianza y ver las cosas de manera objetiva.

4. Libertad. Se aprende en dos sentidos. Por una parte, comprender que no puede obligar a nadie permanecer en una relación que no le aporta nada positivo y en la que se acabó el amor y respeto. Por otra parte, es recuperar la voluntad propia, así como autonomía para seguir adelante con un proyecto de vida individual.

En este camino, también se aprende el valor de la familia y amigos, pero también recibes el apoyo incondicional de las personas que menos esperas.

Aunque el divorcio deja una cicatriz imborrable que afecta la estabilidad emocional y salud, hay cosas positivas de las cuales aprender para seguir disfrutando de la vida.

Comments

comments

No hay comentarios