3 maneras de sobrevivir sin tarjeta de crédito

3 maneras de sobrevivir sin tarjeta de crédito

153
0
Compartir

Contar con una tarjeta de crédito puede sacarte de ‘apuros’ y emergencias casi inmediatamente, pues los fondos siempre están disponibles en una cuenta; sin embargo, no debes olvidar que ese dinero es prestado y tiene un costo.

Una de las formas más cómodas de pagar los gastos diarios a parte del efectivo, es utilizando un plástico. En México más de 16.2 millones de tarjetas de crédito fueron emitidas a junio de 2015, pero el 54.1% de los clientes que las usaron pagaron intereses por los préstamos, según el Banco de México.

Para evitar pagar más de lo que has gastado, existen otras formas de hacer frente a pagos recurrentes y esporádicos:

1. Tarjeta de débito
Con este medio de pago nunca te vas a endeudar, ya que al realizar una compra o retirar dinero de un cajero automático o sucursal, los recursos provendrán de tus fondos, en caso de que no haya suficiente dinero, la operación no podrá realizarse.

Hasta el segundo trimestre del 2015, en el país se reportaron 140 millones de tarjetas de débito en el mercado, pero solo fueron usadas entre 50 millones y 55 millones de plásticos, aseguró el director de Productos de Débito para MasterCard México y Centroamérica, Luis Saldivar.

Este tipo de cuentas permanecen activas hasta 10 años aunque no presenten ningún movimiento, pero algunas (dependiendo el banco) cobran comisiones si no reciben ingreso.

Con las tarjetas de debito también se puede llevar el control de los gastos pues por cada pago que se realice el usuario recibirá un ticket o mensaje SMS en tu teléfono móvil que le indique en qué estás gastando. Al final de mes, podrá pedir en su sucursal un estado de cuenta que tiene un costo aproximado de 30 pesos.

Las tarjetas de débito no sirven para comprar productos a meses sin intereses, pero sí les permitirán a los clientes obtener descuentos por pago de contado como si fuera efectivo.

2. Tarjetas de prepago o de regalo
Las tarjetas de prepago o regalo son plásticos que tienen una cantidad específica de saldo y que pueden recargarse cuando se les terminen los recursos. Pueden adquirirse en tiendas departamentales, autoservicios o comercios establecidos. En algunos casos su saldo debe utilizarse para comprar productos en la misma tienda que las emite.

Algunas se utilizan como tarjetas de vales de despensa, comida o gasolina y son repartidas por las empresas a sus empleados como una prestación laboral más.

“Lo que buscamos con estas tarjetas es que en lugar de usar efectivo y que el dinero corra el riesgo de perderse, sea guardado con seguridad y gastado con control”, dijo Saldivar.

3. Pagos electrónicos
En México, 75% de los cibernautas realizó compras por internet el año pasado, 53% de los fondos provino de tarjeta de crédito, 52% de tarjetas de débito y 58% de las compras se hicieron a través de PayPal, 28% con transferencia bancaria, 19% por Mercado Pago y 7% por Sfety Pay, según el Estudio de Comercio Electrónico en México 2015 de la AMIPCI.

Pagar vía electrónica es posible sin utilizar tarjeta de crédito. Sin embargo, sí es necesario tener una tarjeta de débito o una cuenta concentradora en un sistema como PayPal o MercadoPago, que permita al usuario tener dinero virtual, por ejemplo.

La cuenta concentradora sólo se puede obtener si un profesionista independiente o empresa recibe pagos o transferencias electrónicas a través de PayPal. Ese dinero sólo podrá utilizarse en comercios que acepten el mismo medio de pago.

En el país ya 1.5 millones de mexicanos usan Paypal para hacer frente a gastos recurrentes como Uber, Spotify, Netflix, taxis, boletos del cine, moda y electrónicos. “El ticket promedio es de entre 200 y 400 pesos”, dijo el head of Marketing de PayPal, Jesús Padilla.

La ventaja de este medio de pago es que no implica comisiones extras para el usuario en la mayoría de los casos y puede realizarse desde cualquier tipo de dispositivo: PC, tablet o móvil.

“Manejar y administrar dinero electrónico también tiene un impacto en la reducción de costos para las empresas, pues evitan el resguardo, transporte, traslado y custodia del dinero”, agregó el director de Productos Comerciales de Visa, Eduardo Viniegra.

Comments

comments

No hay comentarios