3 aprendizajes que adquieres estando sola

3 aprendizajes que adquieres estando sola

184
0
Compartir

La sociedad ha construido un escenario ideal y normas a seguir, lo cual implica cumplir muchos “deberías” y en el caso de las mujeres uno de los puntos que más destaca es el tener una pareja.

Y en ocasiones, el mantener ese ideal se convierte en una pesadilla para dos personas que se mantienen unidos aunque no se amen y llevan una mala relación, pero por más conflicto que haya al estar juntos, no se separan porque le dan mayor importancia a las apariencias ante los demás.

Cumplir ese requisito de tener una pareja y una familia, son programaciones que viven en tu mente y son precisamente las que te impiden vivir en libertad.

Darte la oportunidad de estar contigo misma, te abre la puerta a descubrirte y ¡te deja 3 grandes aprendizajes de ti misma!

1. Sé un entero
Percibir la inexistencia de la división en ti entre lo bueno y lo malo es parte de tu experiencia como ser humano para experimentar la totalidad de tu ser. Eso sucede cuando comprendes que todo aquello que tanto has rechazado de ti misma también eres tú, y entonces te permites abrazar tu obscuridad.

Aceptar esa parte de ti con tu lado vulnerable, tus debilidades, tus tristezas, tu dolor, tu frustración y todos tus miedos es el primer paso para amarte.

Abrir la puerta de tu obscuridad requiere valentía, pero implica el experimentar la plenitud por ti misma y dejas de buscar que alguien más te la brinde. A partir de ella te compartes con los que te rodean como el ser entero que reconoces ser.

2. Reconócete como el ser único que eres

Tú naciste en un tiempo determinado con unos genes y un ADN específico. Lo que veniste a hacer en esta vida es un plan único, y lo que sientes, nadie más lo hace de la misma forma.

Por todo eso, eres un ser humano completamente único.

Pero, al seguir lo que te marca la sociedad, que trata de generalizar, no te puedes ver de esa manera, sino que te empeñas en ser parte de un grupo para sentirte eres “alguien”.

El paso para reconocerte como ser único, es sólo darte cuenta de que lo eres y que no tienes que seguir lo establecido.

Atrévete a hacer lo que te nazca, aunque sea algo completamente nuevo y el miedo te lleve a pensar en lo que pueda pasar. Si al desempeñar esa acción, sientes dicha y alegría, entonces eso es parte de ti.

3. Disfruta tu soledad

Otro de los grandes condicionamientos de la humanidad es el temor que sientes a estar sola. En lo profundo, más allá de la necesidad que tienes de compañía para sentirte bien, esa soledad surge por tu pensamiento de que todo lo externo a ti te es ajeno y por lo tanto te separas del todo.

Es simplemente comprender que todo eres tú, incluyendo lo que ves en tu entorno y en las personas que llegan a tu vida. En ese punto, dejas de protegerte y de pedirle amor o compañía a otra persona, porque asumes eres completamente responsable de tu vida.

Si después de adquirir estos 3 aprendizajes, elijes estar con una pareja, la vivirás desde tu plenitud, no como una salida a la necesidad de tener compañía o por la búsqueda de aceptación en la sociedad.

Comments

comments

No hay comentarios