11 acciones que SÍ harán que quemes calorías

11 acciones que SÍ harán que quemes calorías

63
0
Compartir

El metabolismo es el mecanismo que tiene nuestro cuerpo para convertir los alimentos en energía y fundir calorías (y, ojo, puede hacerlo como una tortuga o como un Ferrari). Pero también es el conjunto de reacciones bioquímicas que te permite estar viva y hacer que tu corazón lata o tus uñas crezcan. “El metabolismo basal o tasa metabólica basal (TMB) es la cantidad mínima de energía que el organismo necesita para mantenerse vivo”, dice Ana Márquez Guerrero, dietista-nutricionista de Doctoralia (doctoralia.es). Sabiendo eso, la pregunta es: ¿por qué unas personas queman más que otras? “En el gasto energético influyen tanto la TMB como la tasa de actividad y el efecto térmico de los alimentos. Además, depende del sexo (ellos queman más), la edad, el peso, la talla, la situación hormonal o la masa muscular”, señala la nutricionista Verónica Chazín (gobalance.es). Que quememos poco tiene menos que ver con que nos haya cambiado el metabolismo (¿cuántas veces has oído esto?) que con una baja actividad física. “El ejercicio es el factor más determinante”, recalca Márquez. Pero hay otras cosas que también pueden ayudar. Toma nota.

“Una ingesta pobre en calorías puede ralentizar el metabolismo hasta tal punto que la pérdida de peso sea nula”, señala la dietista Azahara Rodríguez Fernández. “Este efecto, conocido como ‘tumba metabólica’, en la mayoría de los casos lleva al abandono de la dieta… con su respectivo efecto rebote”.

“Los llamados termogénicos (que elevan la temperatura corporal) son los más populares, pero está demostrado que la pérdida de peso se debe, más que a sus propiedades, a la disminución del apetito que provocan y a la eliminación de líquidos”, apunta. “Al dejar de tomarlos, ese resultado desaparece en poco tiempo”, añade.

El cerebro necesita energía constante, pero su gasto calórico es mínimo comparado con la actividad física. Tener hambre tras un gran esfuerzo mental no justifica que comas dulces, ya que, según Verónica Chazín, “no se debe a un mayor gasto energético, sino a que el cerebro necesita glucosa, que no solo se obtiene del azúcar blanco”.

Habrás oído que la capsaicina que contienen los chiles o las guindillas aumenta la capacidad de quemar grasas. Aunque técnicamente es cierto, el resultado es prácticamente insignificante. “Pero si disfrutas tomándolo, hazlo; experimentarás menos apetito durante unas horas”, dice la health coach Alejandra Fraile.

“Se cree que la nicotina quema alrededor de 200 calorías al día y provoca que tengamos menos hambre, pero este efecto es muy marginal. Es más eficaz ir al trabajo o a comprar caminando”, explica Juan Arance, health coach y fundador de The Green Shelters (thegreenshelters.com). ¡Los riesgos son mayores que los beneficios que obtienes!

Extrañamente, salir a correr después de haber dormido solo cinco horas llevó a los participantes de un estudio a quemar algunas calorías más durante el día. Sin embargo, también quedó demostrado que estas mismas personas comieron luego mucho más de lo que gastaron, por lo que, a la larga, acabaron ganando peso, así que ni lo intentes.

Sus compuestos saludables, conocidos como catequinas, aumentan el sistema de calefacción interna de los alimentos. “Tomar dos o tres tazas al día después de las comidas ayuda a reducir la grasa abdominal, sin tratarse de un ingrediente milagroso”, dice Fraile. “Si va acompañado de ejercicio regular, estimulará tu metabolismo”, añade.

Pasar algo de frío puede impulsar el metabolismo. “Esta creencia se basa en la teoría de que el cuerpo debe esforzarse y gastar más calorías para mantener la temperatura estable”, señala Debora Torrente, nutricionista de la Expert Line de Holmes Place. Sin embargo, esta experta no lo encuentra relevante.

“Sus sustancias estimulantes ponen en marcha tu motor metabólico a la máxima velocidad durante unas tres horas después de consumirlo”, comenta Beatriz Larrea, nutricionista holística y health coach. Antes de entrenar puede aumentar hasta un 15% tu quema calórica. Eso sí, no más de una taza al día.

Parece demasiado bueno para ser verdad, pero es así: simplemente digerir alimentos ayuda a quemar calorías. Y si tu dieta es alta en proteínas, tu metabolismo tendrá un subidón, ya que utilizan entre un 20%-30% de las calorías de la comida para ser digeridas, un porcentaje elevado en comparación con el 5%-15% que necesitan los hidratos.

Un entreno regular de fuerza-potencia aumenta la masa muscular y, con ella, se acelera el metabolismo basal. El músculo siempre está trabajando, incluso en reposo. “Por cada kilo de grasa que conviertas en músculo, quemarás casi 30 calorías adicionales más al día”, asegura Verónica Chazín.

Comments

comments

No hay comentarios