10 ‘detalles’ que delatan a los mexicanos en el extranjero

10 ‘detalles’ que delatan a los mexicanos en el extranjero

59
0
Compartir

No lo podemos negar, los mexicanos tenemos un ‘sello’ que nos identifica en cualquier parte del mundo. Nuestra cultura está llena de modismos, formas de vestir y de actuar que nos hace inigualables y como ya están muy cerca las vacaciones, decimos hacer una lista de aspectos por los que, si viajas al extranjero, todos sabrán que provienes de Tierra Azteca.

Le echamos chile/picante a TODO: En serio, a TODO: Frutas, comida, dulces, elotes, todo es mejor con chile y cuando viajamos a otros países nos encontramos la horrible noticia de que ¡no tienen salsitas! Solo los mexicanos extrañamos algo que nos hace sufrir, como el chile.

La cultura vial: Aceptémoslo, los mexicanos estamos acostumbrados a pasar corriendo las calles por temor de ser arrollados o, aún peor, no respetar los semáforos o cruzar justo en medio de la calle y no en las esquinas. Esto aplica a la doble potencia cuando eres originario de la Ciudad de México.

Queremos ‘armar la peda’ por cualquier motivo: Un cumpleaños, un partido de futbol, el Año Nuevo, cualquier motivo es bueno para festejar. No lo podrán negar nuestros amigos extranjeros, a los mexicanos nos encanta convivir y “conbeber”.

Nos da miedo la propina: A pesar de que en otros países dejar propina no es estrictamente necesario o hasta es de mala educación, como en Japón, los mexicanos estamos acostumbrados a considerar el costo final de la cuenta, incluyendo lo que debemos dejarle al mesero.

“Güeyes chingones”: Nuestro léxico es inconfundible y aún más si le agregamos que a todos les decimos “güey” y para todo usamos las palabras “chingón”, “chingada”, “chingo” y todas sus variables.

Regateamos: Porque siempre puede salir más barato, los mexicanos regateamos hasta la comida. Esto aplica más cuando compramos los recuerditos, ¡un llavero de 10 dólares puede salir en 5!

Todo nos da risa: ¿Qué otra cultura, además de la mexicana, puede encontrarle el chiste hasta la muerte? Nos reímos del perro, del gato, de los bebés, de las otras personas y hasta de las desgracias.

No seguimos las reglas: Aceptémoslo, si el guía de turistas te dice “no pases esa línea”, el mexicano lo intenta para ver qué hay más allá. Es algo así como “vivir al límite”.

Impuntualidad: Nos justificamos diciendo que “no calculamos bien el tiempo” o “hubo mucho tránsito”, pero seamos sinceros, en pocos países hay tanto tránsito vial como en el nuestro. El tiempo para los mexicanos dura un poquito más que para los demás.

Somos muy cariñosos: Abrazar, besar, dar palmadas, para los mexicanos el amor es algo tan normal que lo expresamos de cualquier forma.

Comments

comments

No hay comentarios