10 cosas para bajarle a estrés

10 cosas para bajarle a estrés

303
0
Compartir

Si vives en una ciudad, o simplemente eres ansiosa, sabes lo que se siente estar estresada. Todo el tiempo tienes prisa, sientes que el mundo se te viene encima y seguro te sientes cansada la mayor parte del tiempo. Por si esto fuera poco, tu piel te delata al instante ya que se ve gris, opaca y deshidratada. No tienes que sufrir, mejor empieza con estos sencillos hábitos para bajarle al estrés y de paso darle a tu cuerpo y a tu piel un respiro.

Despiértate a la primera
El snooze de las mañanas es como empezar el día con el pie izquierdo. Si te despiertas a la primera, te ahorras los quince minutos que pierdes apagando el despertador una y otra vez. Es mejor para tu descanso y tienes un poco de tiempo extra para aprovechar tu mañana.

Ve a nadar
Para nadar bien es básico aprender a respirar. Esto hace que tu cerebro se oxigene mejor y, por lo tanto, que te sientas con más energía pero relajada. La natación es un ejercicio que le hace bien a tu cuerpo y a tu mente.

Escucha música
Ya hemos dicho que escuchar la música que te gusta tiene efectos físicos positivos. Tus vasos sanguíneos se dilatan y esto hace que la sangre circule mejor. Como consecuencia, se destensan los músculos y te olvidas de todos tus pendientes por un rato.

Haz ejercicio
Cualquier ejercicio que hagas ayuda a relajarte. Pones a mover a tu cuerpo y liberas endorfinas, la hormona de la felicidad. En vez de buscarla a través de la comida y subir de peso, es mejor hacer ejercicio. Al liberar ésta sustancia natural te vas a sentir relajada y feliz. Aunque sea dedícale 15 minutos de tu día y notarás la diferencia.

Consume menta
En un estudio de la NASA, se observó que las personas que consumían menta, reducían la fatiga y el estrés un 20%. Por eso, siempre ten unos chicles o un té de menta a la mano. En un ataque de estrés, te puede ayudar a sentirte mejor.

Haz lo que tienes que hacer
La mejor manera de estresarte es posponiendo tus actividades. Como dice el dicho, “no te preocupes, ocúpate”. Y es muy cierto; cuando solo piensas en todas las cosas que tienes que hacer te agobias. En cambio, si las empiezas a ejecutar, van saliendo poco a poco y entonces te puedes relajar. ¡Se más organizada!

Medita
No te tienes que ir al Tíbet para meditar. Asigna algunos minutos de tu día a cerrar los ojos, agradecer, organizar tu cabeza, pensar en lo que tienes que hacer y cómo vas a hacerlo. Además, así entrenas a tu menta a mantener la serenidad y la calma en momentos de estrés.

Apunta todo
Ninguna persona es una máquina. Por eso no podemos pretender que todos los pendientes se van a guardar por ósmosis en nuestras cabezas a manera de disco duro. Apunta siempre todo lo que te vaya saliendo, así es más fácil organizarte y sacar todo adelante.

Sé limpia y ordenada
Suena a una orden que te daría tu mamá. Pero está demostrado que si vives de manera ordenada y siempre limpias el ambiente en donde estás, eres menos propensa a vivir estresada. Esto es porque el exterior refleja tu interior, y cuando ves el desorden es como otro pendiente más que no has podido resolver.

Vete a dormir
Cuando tu cuerpo te lo pide, hazle caso. Hay veces que, aunque todavía no termines con tus tareas, tu cuerpo ya no da una y necesitas irte a tu cama. Haz caso a estas situaciones, así le das seguridad a tu cuerpo y no lo frustras ni estresas demás. Tu piel lo agradecerá.

Comments

comments

No hay comentarios